Buscar
¡Constantemente investigando, aprendiendo, evolucionando y compartiendo!

 

Disfruto cada día concentrándome en avanzar por encima y más allá de mis limitaciones, ampliando así mi visión del mundo y de la vida.

Disfruto también, compartiendo con los demás, mis conocimientos sobre la Ingeniería Del Cambio Emocional, la Programación Neuro-Lingüística y todo lo concerniente a la Nueva Psicología de Éxito y el Óptimo Rendimiento Humano.

Es un regalo para mí tener la oportunidad de estar, no sólo formando y motivando a los demás a través de los Cursos y Master Class que realizo, sino llevar a cabo también unas especiales sesiones terapéuticas para la mejora personal.

Si estás interesad@ en aprender más sobre como te podrían ayudar algunas de mis consultas privadas, contáctame directamente. Y si quieres conocer más sobre cualquiera de mis próximos eventos inscríbete aquí, o sígueme también en twitter.

 

Indice del Blog
jueves
ene262012

¿Sabías Que...

La estructura de tus preguntas y lo que presupongas con ellas, dicta cómo las responderá tu mente y también las mentes de tus oyentes.

En otras palabras, toda pregunta lleva siempre incorporada ciertas presuposiciones. Y una presuposición no es nada más que aquello que tiene que ser cierto para que la frase tenga sentido.

Por ejemplo, cuando se pidió a varias personas que calcularan la altura de alguien, las respuestas variaban en función de si se preguntaba: “¿Cómo es de alto?” o “¿Cómo es de bajo?”.

En un estudio, al hacer estas dos preguntas referidas a un jugador de baloncesto, los investigadores recibieron resultados notablemente distintos. En la pregunta en la que se mencionaba la palabra “alto”, el cálculo era de 2 metros, mientras que la que decía “bajo” recibía como respuesta que medía 1’75. (E. Loftus, “Reconstructing Memory: The Incredible Eyewitness”, Psychology Today, 8 (1974), p. 116).

La profesora de Stanford Elisabeth Loftus investigó también cómo influían las preguntas y sus respectivas presuposiciones en las declaraciones de los testigos.

En un proyecto, los sujetos vieron un accidente de varios coches durante un minuto. A un grupo se le preguntó: “¿A qué velocidad iban los coches cuando chocaron violentamente entre sí?”. La pregunta planteada al segundo grupo fue: “¿A qué velocidad iban los coches cuando se dieron el golpe?”. El tercer grupo tuvo que responder a la pregunta: "¿A qué velocidad iban los coches cuando entraron en contacto?”.

El primer grupo estimó que los coches iban a 65 Km. por hora; el segundo calculó que iban a unos 54 km. por hora, y el tercero, a 51 km. por hora. La misma pregunta condujo a tres respuestas distintas por el mero hecho de que su formulación era distinta.

Estas preguntas no sólo alteran la forma que tenemos de interpretar los hechos, sino que influyen también en lo que recordamos. En otro estudio llevado a cabo por Loftus, los sujetos a los que preguntaron: “¿Has visto el faro roto?”, tenían el doble o el triple de probabilidades de responder afirmativamente que los sujetos a los que preguntaron: “¿Has visto algún faro roto?”.(Ibíd.)

Así que, presta mucha atención y toma a partir de hoy el completo control de las preguntas que te formulas tanto a ti mismo como a los demás. En lugar de decir en ciertos momentos algo como: "¿Por qué no me sale nunca nada bien? ¿Por qué no puedo dejar de fumar? O, ¿por qué no quiere esa persona estar conmigo?" 

Hazte de ahora en adelante preguntas que presupongan el resultado que deseas manifestar.

  • ¿Qué necesito aprender ahora mismo para lograr lo que quiero?
  • ¿Cómo puedo dejar definitivamente este hábito mientras me divierto durante el proceso?
  • ¿En quién me tendría que convertir para que a partir de ahora esa persona se sienta atraída hacia mí?
  • ¿Qué nuevos cambios puedo generar hoy mismo que me ayudarán a expandirme y a vivir la vida que en realidad quiero?

En definitiva, las preguntas que te formulas controlan y dirigen en cada momento tu foco de atención. Y debemos recordar que, ahí donde fijas tu atención, ahí es donde va tu vida.

Así pues, conecta hoy con tu potencial lingüístico tomando el control de tu comunicación, y verás lo mucho que puedes disfrutar en el futuro de las oportunidades que ya te están esperando.

Y hasta que nos veamos de nuevo en nuestra próxima cita, simplemente recuerda que... 

¡TÚ ERES, la llave del CAMBIO!


 

PrintView Printer Friendly Version

EmailEmail Article to Friend

References (1)

References allow you to track sources for this article, as well as articles that were written in response to this article.
  • Response
    Response: this contact form
    Amazing Web page, Maintain the beneficial work. Thanks.

Reader Comments

There are no comments for this journal entry. To create a new comment, use the form below.

PostPost a New Comment

Enter your information below to add a new comment.

My response is on my own website »
Author Email (optional):
Author URL (optional):
Post:
 
Some HTML allowed: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <code> <em> <i> <strike> <strong>
« Objetivo A La Vista | Main | ¿Cuál Es Tu Enfoque? »