Buscar
¡Constantemente investigando, aprendiendo, evolucionando y compartiendo!

 

Disfruto cada día concentrándome en avanzar por encima y más allá de mis limitaciones, ampliando así mi visión del mundo y de la vida.

Disfruto también, compartiendo con los demás, mis conocimientos sobre la Ingeniería Del Cambio Emocional, la Programación Neuro-Lingüística y todo lo concerniente a la Nueva Psicología de Éxito y el Óptimo Rendimiento Humano.

Es un regalo para mí tener la oportunidad de estar, no sólo formando y motivando a los demás a través de los Cursos y Master Class que realizo, sino llevar a cabo también unas especiales sesiones terapéuticas para la mejora personal.

Si estás interesad@ en aprender más sobre como te podrían ayudar algunas de mis consultas privadas, contáctame directamente. Y si quieres conocer más sobre cualquiera de mis próximos eventos inscríbete aquí, o sígueme también en twitter.

 

Indice del Blog
lunes
feb202012

Confianza Total

Antes de iniciar su gran hazaña, cuenta una leyenda urbana que mientras miraba a la multitud expectante dijo: -"Me subiré y cruzaré sobre la cuerda, pero necesito que ustedes crean en mí y tengan confianza en que lo voy a lograr"...

- "Claro que sí" - , respondieron todos al unísono.

Esto ocurría en la ciudad de Nueva York a las 7:15 am el 7 de agosto de 1974. El famoso equilibrista francés Philippe Petit de 24 años, había tendido un resistente cable de acero conectando las azoteas de dos rascacielos a fin de pasar caminando de uno a otro. El escenario elegido para su arriesgada proeza eran dos edificios de más de 400 metros de altura y a 60 metros de distancia el uno del otro, conocidos mundialmente como: Las Torres gemelas del World Trade Center.

Después de llegar a la azotea en el rápido ascensor de una de las torres y ayudándose de una vara de equilibrio, comenzó a caminar lentamente sobre el cable de acero. A pesar del azote de los fuertes vientos reinantes a esa altitud, logró llegar a salvo hasta la otra torre. Al finalizar su extraordinaria hazaña le dijo a la multitud que le aplaudía emocionada:

-"Ahora voy a pasar por segunda ocasión, pero sin la ayuda de la vara. Por tanto, más que antes, necesito su confianza y su fe en mí".

Philippe comenzó a cruzar cautelosa y sagazmente de un edificio al otro. La gente estaba muda de asombro hasta ver que llegó de forma triunfal al otro extremo. Y entre los aplausos y ovaciones del público, el equilibrista por tercera ocasión dijo:

- "Ahora pasaré por última vez, pero será llevando una carretilla sobre la cuerda...Necesito, más que nunca, que crean y confíen en mí".

La multitud guardaba un tenso silencio. Nadie se atrevía a creer que esto fuera posible...

-"Basta que una sola persona confíe en mí y lo haré"-, afirmó Philippe. Entonces uno de los que estaba entre la gente gritó:

-"Sí, sí, yo creo en ti; tú puedes. Yo confío en ti...". El equilibrista, para cerciorar la autenticidad de la confianza del espontáneo, le retó:

-"Si de veras confías en mí, súbete a la carretilla...".

Ahora bien, llegados a este punto me vienen a la mente una serie de preguntas que desearía formularte a continuación. Aún cuando nadie en el pasado a confiado en ti, ¿te has arriesgado tú a caminar sobre el cable que te conduciría al otro lado de tus deseos o decidiste abandonar para no arriesgar?

Considera entonces por un momento. ¿Cuáles son los verdaderos motivos que en esta etapa de tu vida te impulsarían a cruzar con plena seguridad hasta el rascacielos de enfrente? Quiero decir, ¿qué hay ahora mismo en tu vida que sinceramente te motivaría, aún arriesgándolo todo, a cruzar con paso firme a la otra azotea para conseguirlo?

¿Te atreverías a poner a prueba tus más arraigadas convicciones a fin de alcanzar lo que realmente es importante para ti?

¿Estarías dispuesto a caminar hoy mismo sobre la sirga de esas creencias? ¿Estarías además preparado a realizar esa hazaña sin la vara de equilibrio? ¿Te arriesgarías incluso a andar por la cuerda portando una carretilla cargada con el peso de todas las experiencias de tu vida para obtenerlo? En otras palabras, ¿has encontrado algo por lo que te merezca la pena morir?

¡Piénsalo!

Y hasta que nos veamos de nuevo en nuestra próxima cita, simplemente recuerda que…

¡TÚ ERES, la llave del CAMBIO!

 

 

PrintView Printer Friendly Version

EmailEmail Article to Friend

References (3)

References allow you to track sources for this article, as well as articles that were written in response to this article.
  • Response
    Confianza Total - Blog - David Barcos
  • Response
    Response: cheltenham's
    Confianza Total - Blog - David Barcos
  • Response
    Confianza Total - Blog - David Barcos

Reader Comments

There are no comments for this journal entry. To create a new comment, use the form below.

PostPost a New Comment

Enter your information below to add a new comment.

My response is on my own website »
Author Email (optional):
Author URL (optional):
Post:
 
Some HTML allowed: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <code> <em> <i> <strike> <strong>
« Remediativo - Evolutivo | Main | ¡Levántate! »