Buscar
¡Constantemente investigando, aprendiendo, evolucionando y compartiendo!

 

Disfruto cada día concentrándome en avanzar por encima y más allá de mis limitaciones, ampliando así mi visión del mundo y de la vida.

Disfruto también, compartiendo con los demás, mis conocimientos sobre la Ingeniería Del Cambio Emocional, la Programación Neuro-Lingüística y todo lo concerniente a la Nueva Psicología de Éxito y el Óptimo Rendimiento Humano.

Es un regalo para mí tener la oportunidad de estar, no sólo formando y motivando a los demás a través de los Cursos y Master Class que realizo, sino llevar a cabo también unas especiales sesiones terapéuticas para la mejora personal.

Si estás interesad@ en aprender más sobre como te podrían ayudar algunas de mis consultas privadas, contáctame directamente. Y si quieres conocer más sobre cualquiera de mis próximos eventos inscríbete aquí, o sígueme también en twitter.

 

Indice del Blog
martes
feb282012

En Las Nubes

Según el relato de la revista “Operaciones de Vuelo”, Bob Hoover el famoso piloto de pruebas y participante habitual en espectáculos de aviación regresaba a su casa en Los Ángeles tras haber participado en uno de estos espectáculos en San Diego, cuando a cien metros de altura los dos motores se pararon súbitamente.

Gracias a su habilidad, Hoover logró aterrizar, pero el avión quedó seriamente dañado, aunque ninguno de sus ocupantes resultó herido.

Inmediatamente después del aterrizaje de emergencia, lo primero que hizo Hoover fue inspeccionar el tanque de combustible. Tal como sospechaba, el viejo avión a hélice, reliquia de la Segunda Guerra Mundial, había sido llenado con queroseno, el combustible para reactores, en lugar de la gasolina común que consumía.

Al volver al aeropuerto, pidió ver al mecánico que se había ocupado del avión. El joven estaba enfermo de angustia por su error. Se le saltaron las lágrimas al ver acercarse a Hoover. Su equivocación había provocado la pérdida de un avión muy costoso, y podía haber causado también la pérdida de tres vidas.

Es fácil imaginar la ira de Hoover y pensar también en la bronca que el soberbio y meticuloso piloto se disponía a echar al mecánico por su negligencia. Pero Hoover no lo riñó; ni siquiera lo criticó. En lugar de eso, puso el brazo sobre los hombros del muchacho y le dijo: “Para demostrarle que estoy seguro de que nunca volverá a hacerlo, quiero que mañana se ocupe de mi F-51”.

Piensa ahora por un momento, ¿cuántas veces en pleno vuelo te han fallado a ti tus motores y has caído en picado teniendo que hacer un aterrizaje forzoso, simplemente porque alguien había actuado de forma inadecuada? Y, ¿cómo reaccionaste en el momento en que le viste al responsable de tu accidente?

Hay demasiada gente que riñe y critica esperando obtener así buenos resultados. Cualquier ignorante puede criticar, reñir, censurar y quejarse, y la mayoría de ignorantes lo hacen. Pero se necesita cierto grado de maestría personal para ser comprensivo y capaz de perdonar.

Detente y considera lo siguiente, ¿cuántos aterrizajes forzosos han tenido que realizar también los demás a consecuencia de tus propias equivocaciones? Y, ¿cuál fue su reacción al reencontrarse luego contigo?

Si queremos sacar el más alto rendimiento de los demás, tanto con nuestra pareja como con nuestros hijos, amigos y compañeros de trabajo, necesitamos entonces recordar el siguiente pensamiento:

“Si quieres recoger miel, no des puntapiés a la colmena”.

Las críticas, riñas, quejas y censuras no suelen hacer que la gente saque lo mejor de sí mismos y tampoco generan una gran seguridad y confianza. Aprendamos pues de las acciones de Hoover para evitar desagradables confrontaciones y futuros rechazos. Y comencemos, a partir de hoy, a expandir aún más nuestros niveles de comprensión y aceptación tanto con nosotros mismos como con los demás.

Así que, colócate ya en la pista de despegue, enciende tus motores y comienza a ganar aceleración, elevándote cada vez más hasta tocar las nubes y, desde ahí arriba, comienza a observar ahora las nuevas posibilidades que se despliegan ante ti.

Y hasta que nos veamos de nuevo en nuestra próxima cita, simplemente recuerda que…

¡TÚ ERES, la llave del CAMBIO!

 


PrintView Printer Friendly Version

EmailEmail Article to Friend

References (1)

References allow you to track sources for this article, as well as articles that were written in response to this article.
  • Response
    Response: indexing backlinks
    Nice Web page, Stick to the useful job. Many thanks!

Reader Comments

There are no comments for this journal entry. To create a new comment, use the form below.

PostPost a New Comment

Enter your information below to add a new comment.

My response is on my own website »
Author Email (optional):
Author URL (optional):
Post:
 
Some HTML allowed: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <code> <em> <i> <strike> <strong>
« De La Desesperación A La Inspiración | Main | El Buque »