Buscar
¡Constantemente investigando, aprendiendo, evolucionando y compartiendo!

 

Disfruto cada día concentrándome en avanzar por encima y más allá de mis limitaciones, ampliando así mi visión del mundo y de la vida.

Disfruto también, compartiendo con los demás, mis conocimientos sobre la Ingeniería Del Cambio Emocional, la Programación Neuro-Lingüística y todo lo concerniente a la Nueva Psicología de Éxito y el Óptimo Rendimiento Humano.

Es un regalo para mí tener la oportunidad de estar, no sólo formando y motivando a los demás a través de los Cursos y Master Class que realizo, sino llevar a cabo también unas especiales sesiones terapéuticas para la mejora personal.

Si estás interesad@ en aprender más sobre como te podrían ayudar algunas de mis consultas privadas, contáctame directamente. Y si quieres conocer más sobre cualquiera de mis próximos eventos inscríbete aquí, o sígueme también en twitter.

 

Indice del Blog
miércoles
feb082012

¡Mójate!

Cierto día mientras un pobre granjero escocés llamado Fleming intentaba ganarse la vida para mantener a su familia, oyó unos aterradores gritos pidiendo ayuda que provenían de un pantano cercano.

Dejó caer sus herramientas y corrió de inmediato al pantano.

Cuando llegó allí y mientras su corazón latía a toda velocidad, se adentró a todo correr en el húmedo estiércol negro hasta cubrir su pecho. Se trataba de un muchacho completamente aterrado, gritando y esforzándose por liberarse. El granjero Fleming, exhausto, salvó finalmente al muchacho de lo que podría haber sido una lenta y dramática muerte.

Al día siguiente, llegó un elegante carruaje a la granja. Un noble que vestía impecablemente salió y se presentó como el padre del afortunado muchacho a quien el granjero Fleming había salvado la vida.

"Quiero recompensarlo", dijo el noble. "Usted salvó la vida de mi hijo". "No, no puedo aceptar un pago por lo que hice," contestó el granjero escocés. En ese momento, el hijo del granjero Fleming se acercó a la puerta de la cabaña.

"¿Es su hijo?" Le preguntó el noble. "Sí," contestó orgullosamente el granjero. "Le propongo un trato. Permítame entonces proporcionarle a su hijo el mismo nivel de educación del que disfrutará mi hijo. Si su muchacho se parece a usted, estoy seguro de que crecerá hasta convertirse en un hombre del que los dos nos sentiremos orgullosos". El granjero finalmente aceptó.

El hijo del granjero asistió a las mejores escuelas y al tiempo, se graduó en la Escuela Medica del St. Mary's Hospital en Londres. No obstante después de su graduación el joven siguió estudiando y afilando sus habilidades hasta que años después se le conocería mundialmente como el renombrado Dr. Alexander Fleming, el descubridor de la Penicilina.

Pero espera, esto no es todo...

Años después, el hijo del mismo noble que fue salvado del pantano, cayó gravemente enfermo con una pulmonía. Y... ¿Qué fue lo que salvó su vida esta vez...? Nada más y nada menos que la penicilina.

¿Quién habría pensado que el pequeño acto de aquel noble de devolverle el favor a ese buen granjero, volvería a salvar de nuevo la vida de su hijo y la de millones de personas más a lo largo de los siglos?

Aunque espera, aún hay más. ¿Sabes cuál era el nombre del noble? Sir Randolph Churchill. Y, ¿El nombre de su hijo? Sir Winston Churchill. El gobernante británico más trascendental del siglo XX y responsable de poner fin a la Segunda Guerra Mundial.

Debemos recordar que toda acción, por muy pequeña que sea, trae consigo consecuencias. Muchas veces ni siquiera llegamos a imaginar los colosales efectos que puede tener un solo evento en nuestra vida. Y muchos de nosotros no somos conscientes de la vital importancia que pueden tener nuestras acciones en un momento dado para impactar no sólo nuestras vidas, sino también la de los demás.

¿Quién hubiera imaginado que el acto de aquel humilde granjero de salvar la vida de ese muchacho, iba a tener el increíble poder de cambiar por completo y para siempre el destino del planeta?

¿Acaso ese acto altruista no podríamos haberlo realizado prácticamente cualquiera?

Decide entonces mojarte de ahora en adelante para ayudar amorosa y desinteresadamente a cualquier persona que veas con el agua al cuello, y únete tú también a ese selecto grupo de personas que contribuyen a transformar positivamente el destino de la humanidad.

Y hasta que nos veamos de nuevo en nuestra próxima cita, simplemente recuerda que...

¡TÚ ERES, la llave del CAMBIO!

 


PrintView Printer Friendly Version

EmailEmail Article to Friend

References (4)

References allow you to track sources for this article, as well as articles that were written in response to this article.
  • Response
    Wonderful Webpage, Maintain the wonderful work. thnx.
  • Response
    ¡Mójate! - Blog - David Barcos
  • Response
    Response: Heiberg
    I found a great...
  • Response
    Response: Dane Volkmer
    page-description

Reader Comments

There are no comments for this journal entry. To create a new comment, use the form below.

PostPost a New Comment

Enter your information below to add a new comment.

My response is on my own website »
Author Email (optional):
Author URL (optional):
Post:
 
Some HTML allowed: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <code> <em> <i> <strike> <strong>
« Consejos Doy... | Main | La Linterna »