Buscar
¡Constantemente investigando, aprendiendo, evolucionando y compartiendo!

 

Disfruto cada día concentrándome en avanzar por encima y más allá de mis limitaciones, ampliando así mi visión del mundo y de la vida.

Disfruto también, compartiendo con los demás, mis conocimientos sobre la Ingeniería Del Cambio Emocional, la Programación Neuro-Lingüística y todo lo concerniente a la Nueva Psicología de Éxito y el Óptimo Rendimiento Humano.

Es un regalo para mí tener la oportunidad de estar, no sólo formando y motivando a los demás a través de los Cursos y Master Class que realizo, sino llevar a cabo también unas especiales sesiones terapéuticas para la mejora personal.

Si estás interesad@ en aprender más sobre como te podrían ayudar algunas de mis consultas privadas, contáctame directamente. Y si quieres conocer más sobre cualquiera de mis próximos eventos inscríbete aquí, o sígueme también en twitter.

 

Indice del Blog
lunes
mar192012

Camina Ligero

Si sientes que avanzas a cada paso de tu vida portando una pesada mochila llena de piedras, el siguiente relato que comparto contigo puede resultarte no solamente interesante, sino aportarte además una nueva visión para enriquecer y mejorar tu propia existencia.

Dos monjes iban de peregrinación. Habían recorrido ya muchos kilómetros, evitando en la medida de lo posible el contacto con la gente, pues pertenecían a una orden monacal que les prohibía hablar con las mujeres o incluso tocarlas. No tenían intención de ofender a nadie, de modo que procuraban transitar los caminos más apartados y se alimentaban de frutos silvestres.

Era la estación de las lluvias y mientras caminaban a lo largo de una extensa llanura albergaban la esperanza de que el río que tenían que cruzar no hubiese quedado infranqueable. Divisaron a lo lejos que el río se había desbordado; no obstante, tenían la esperanza de que el barquero pudiera llevarles en su barca a la otra orilla.

Pero cuando llegaron al punto donde debían cruzar, no vieron señal alguna del barquero; la barca, al parecer, había sido arrastrada por la corriente y el barquero había optado por quedarse en casa.

Había allí, sin embargo, una mujer.

Vestía ropas elegantes y llevaba un paraguas. La mujer imploró a los monjes que la ayudaran a cruzar, pues tenía una misión urgente que cumplir y el río, aunque ancho y rápido, no era profundo.

El más joven se limitó a ignorar a la mujer y miró hacia otra parte. El mayor, sin embargo, no dijo nada pero cargó a la mujer sobre sus hombros y cruzó el río, depositándola completamente seca en la otra orilla.

Durante las horas siguientes, mientras proseguían su viaje a lo largo de espesos y enmarañados bosques, el monje más joven censuró al mayor, desdeñando sus acciones y acusándole de haber traicionado a la orden y sus votos. “¿Cómo te atreviste? ¿Cómo pudiste? ¿En qué estabas pensando? ¿Quién te había dado derecho para hacerlo?”

Finalmente, los monjes se adentraron en un claro y el monje de más edad se detuvo y miró fijamente a los ojos del más joven. Se produjo un largo silencio. Por último, y en un tono suave, con una mirada clara y benévola, llena de compasión, el monje de más edad se limitó a decir: “Hermano, hace ya varias horas que dejé en tierra a aquella mujer. Eres tú el que todavía sigue cargando con ella”.

Detente y piensa ahora por un momento. ¿Cuántas veces has cargado tú sobre tus hombros los pesados lastres de un hecho mucho después de que éste hubiera terminado, consiguiendo sólo hundirte aún más en las revueltas y frías aguas de tu propia rigidez? Y, ¿cómo te sientes cada vez que actúas así?

Debemos recordar que, sólo sobreviviremos en el río de la vida si flotamos en todo momento con el salvavidas de nuestra completa aceptación.

Decide pues que, a partir de hoy, concentrarás tu atención en soltar rápidamente todos aquellos bultos y pesadas cargas justo después de alcanzar la otra orilla, brindándote así a ti mismo el mayor obsequio que podrías recibir jamás. El maravilloso regalo de tu Libertad Personal.

Y hasta que nos veamos de nuevo en nuestra próxima cita, simplemente recuerda que…

¡TÚ ERES, la llave del CAMBIO!

 


PrintView Printer Friendly Version

EmailEmail Article to Friend

References (1)

References allow you to track sources for this article, as well as articles that were written in response to this article.
  • Response
    phentermine online ipy xanax :-[[[ order xanax fiv buy cheap meridia lftvy

Reader Comments

There are no comments for this journal entry. To create a new comment, use the form below.

PostPost a New Comment

Enter your information below to add a new comment.

My response is on my own website »
Author Email (optional):
Author URL (optional):
Post:
 
Some HTML allowed: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <code> <em> <i> <strike> <strong>
« El Poste | Main | Más Espacios En Blanco »