Buscar
¡Constantemente investigando, aprendiendo, evolucionando y compartiendo!

 

Disfruto cada día concentrándome en avanzar por encima y más allá de mis limitaciones, ampliando así mi visión del mundo y de la vida.

Disfruto también, compartiendo con los demás, mis conocimientos sobre la Ingeniería Del Cambio Emocional, la Programación Neuro-Lingüística y todo lo concerniente a la Nueva Psicología de Éxito y el Óptimo Rendimiento Humano.

Es un regalo para mí tener la oportunidad de estar, no sólo formando y motivando a los demás a través de los Cursos y Master Class que realizo, sino llevar a cabo también unas especiales sesiones terapéuticas para la mejora personal.

Si estás interesad@ en aprender más sobre como te podrían ayudar algunas de mis consultas privadas, contáctame directamente. Y si quieres conocer más sobre cualquiera de mis próximos eventos inscríbete aquí, o sígueme también en twitter.

 

Indice del Blog
viernes
mar232012

Las Piedras Del Camino

Hace algunos años leí una interesante historia que ponía de manifiesto las fuerzas de la motivación y la persistencia humana en acción. La comparto hoy contigo con el fin de ayudarte a crear hoy un mayor y renovado impulso que te permita seguir avanzando poderosamente por tu vida hasta alcanzar así tus más grandes objetivos.

"Un joven, que vivió entre el 384 – 322 a. C., soñaba con ser un gran orador. Sin embargo este propósito parecía una locura desde todo punto de vista.

No tenía el dinero para pagar a sus maestros, ni ningún tipo de conocimientos. Su trabajo era humilde, y de extenuantes horas a la intemperie.

Además tenía otra gran limitación: Era tartamudo.

Sabía que la persistencia y la tenacidad hacen milagros y, cultivando estas
virtudes, pudo asistir a los discursos de los oradores y filósofos más prominentes de la época. Hasta tuvo la oportunidad de ver al mismísimo Platón exponer sus teorías.

Ansioso por empezar, no perdió tiempo en preparar su primer discurso. Su entusiasmo duro poco: La presentación fue un desastre. Fue un gran fracaso. A la tercera frase fue interrumpido por los gritos de protesta de la audiencia:

“¿Para qué nos repite diez veces la misma frase?” dijo un hombre seguido de las carcajadas del público.

“¡Hable más alto!”  - exclamó otro -. “No se escucha, ¡ponga el aire en sus pulmones y no en su cerebro!"

 Las burlas acentuaron el nerviosismo y el tartamudeo de este joven, quien se retiró entre los abucheos sin siquiera terminar su discurso. Cualquier otra persona hubiera olvidado sus sueños para siempre. Fueron muchos los que le aconsejaron – y muchos otros los que lo humillaron - para que desistiera de tan absurdo propósito.

En vez de sentirse desanimado, tomaba esas afirmaciones como un desafió, como un juego que él quería ganar. Usaba la frustración para agrandarse, para llenarse de fuerza, para mirar más lejos. Sabía que los premios de la vida eran para quienes tenían la paciencia y la persistencia de saber crecer.

“Tengo que trabajar en mi estilo”. - se decía a sí mismo.

Así fue que se embarcó en la aventura de hacer todo lo necesario para superar los retos, los desafíos y las adversas circunstancias que lo rodeaban. Se afeitó la cabeza, para así resistir la tentación de salir a las calles. De este modo, día a día, se aislaba hasta el amanecer practicando.

En los atardeceres corría por las playas, gritándole al sol con todas sus fuerzas, para así ejercitar sus pulmones. Más entrada la noche, se llenaba la boca con piedras y se ponía un cuchillo afilado entre los dientes para forzarse a hablar sin tartamudear. Al regresar a casa se paraba durante horas frente a un espejo para mejorar su postura y sus gestos.

Así pasaron meses y años, antes de que reapareciera de nuevo ante la asamblea defendiendo con éxito a un fabricante de lámparas, a quien sus ingratos hijos le querían arrebatar su patrimonio.

En esta ocasión la seguridad, la elocuencia y la sabiduría de Demóstenes fue ovacionada por el público hasta el cansancio.

 Demóstenes se convirtió en el más grande orador de Grecia y probablemente de cuantos han existido.

Su persistencia transformó las piedras del camino en las rocas sobre las cuales levantó sus sueños".

Detente y piensa ahora por un momento...

¿Hay alguna parecela de tu vida en la que sientes que aún tartamudeas? ¿Querrías hacer algo por mejorarla? ¿Estarías dispuesto incluso tú, a llenarte la boca con piedras y ponerte un cuchillo afilado entre los dientes para dejar definitivamente de tartamudear en esa área en particular?

Existen muchos individuos que han abandonado ya el desafiante sendero de la mejora personal. Y, sencillamente, porque esa absoluta entrega les resulta demasiadas veces una ardua tarea y no establecen tampoco ese inquebrantable compromiso para seguir adelante, incluso cuando se oscurece el horizonte y amenaza con caer la peor de las tormentas.

Por este motivo, permíteme preguntarte, ¿como podrías utilizar TÚ el mismo nivel de compromiso, persistencia y determinación que este gran orador, empezando a concentrarte cada día en esas áreas de tu vida que todavía puedes mejorar?

Comprométete pues, de ahora en adelante, a transformar todos los guijarros de tu camino en las sólidas rocas sobre las que a partir de hoy levantarás tú también tus más apremiantes sueños.

Y hasta que nos veamos de nuevo en nuestra próxima cita, simplemente recuerda que…

¡TÚ ERES, la llave del CAMBIO!

 


PrintView Printer Friendly Version

EmailEmail Article to Friend

References (3)

References allow you to track sources for this article, as well as articles that were written in response to this article.
  • Response
    Las Piedras Del Camino - Blog - David Barcos
  • Response
    Fantastic Webpage, Continue the very good job. Thanks a lot!
  • Response
    Response: Evan Pavlovich
    I found a great...

Reader Comments

There are no comments for this journal entry. To create a new comment, use the form below.

PostPost a New Comment

Enter your information below to add a new comment.

My response is on my own website »
Author Email (optional):
Author URL (optional):
Post:
 
Some HTML allowed: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <code> <em> <i> <strike> <strong>
« La Llave Maestra | Main | El Poder De 2 Euros »