Buscar
¡Constantemente investigando, aprendiendo, evolucionando y compartiendo!

 

Disfruto cada día concentrándome en avanzar por encima y más allá de mis limitaciones, ampliando así mi visión del mundo y de la vida.

Disfruto también, compartiendo con los demás, mis conocimientos sobre la Ingeniería Del Cambio Emocional, la Programación Neuro-Lingüística y todo lo concerniente a la Nueva Psicología de Éxito y el Óptimo Rendimiento Humano.

Es un regalo para mí tener la oportunidad de estar, no sólo formando y motivando a los demás a través de los Cursos y Master Class que realizo, sino llevar a cabo también unas especiales sesiones terapéuticas para la mejora personal.

Si estás interesad@ en aprender más sobre como te podrían ayudar algunas de mis consultas privadas, contáctame directamente. Y si quieres conocer más sobre cualquiera de mis próximos eventos inscríbete aquí, o sígueme también en twitter.

 

Indice del Blog
jueves
mar292012

La Naranja

El más anciano de los jueces de un lejano reino deseaba retirarse a descansar desde hacia ya algún tiempo. Este maestro de rostro arrugado con largas barbas blancas, de alta estatura y considerablemente delgado, había sido reconocido en los últimos años de su larga carrera como el más sabio de entre todos los jueces. Se le pidió que antes de dejar el puesto, fuese él quien eligiese a su nuevo sucesor dado el inmenso talento y gran criterio que poseía.

Aceptó el encargo y a los pocos días congregó a todos los letrados del país, tanto a jóvenes como mayores, para que fuesen pasando ordenadamente por su casa de campo. Una vez reunidos en los espléndidos jardines de su mansión les formulaba la misma pregunta: “Dime, ¿que ves flotando en el agua de este pequeño estanque?” A lo que cada señoría respondía diciendo: “Una naranja”

Fueron pasando los días y también las largas filas de aspirantes, mientras todos contestaban a la misma pregunta por igual: “Una naranja”. Uno tras otro desfilaban poniendo a prueba la inmensa paciencia del erudito juez, hasta llegar así al último de todos los aspirantes. A este nuevamente le planteó la misma pregunta que al resto: “Dime, ¿que ves flotando en el agua de este pequeño estanque?”

El joven quedó pensativo por unos momentos mientras alternaba su mirada entre el estanque y el anciano juez. De repente, con paso decidido se dirigió al estanque, tomó la naranja con su mano derecha levantándola a la altura de sus ojos, y rápidamente respondió: “Media naranja Su Ilustrísima”

Al venerable juez se le iluminó la cara con una mezcla de satisfacción y alegría difícil de contener: Había encontrado por fin a su sucesor!!!

Detente y considera lo siguiente. ¿Cuántas veces te has dejado guiar por las meras apariencias que flotaban en los estanques de tu vida, en vez de dar el paso para descubrir si lo que estabas viendo era tan sólo la mitad de una naranja? Y, ¿cuáles han sido las consecuencias que has experimentado a lo largo de los años al actuar así en esos momentos de tu realidad?

Te digo esto porque hay muchos individuos hoy en día que llegan muy rápidamente a conclusiones rotundas que luego, desgraciadamente, se les vuelve en su contra. Debemos recordar que la velocidad sólo es útil si estás corriendo en la dirección adecuada.

Así pues, ¿crees que merecería la pena dar, de ahora en adelante, tan sólo unos pequeños pasos antes de hacer cualquier evaluación con el fin de acercarte hasta la naranja, cogerla con tu mano, elevarla a la altura de tus ojos y poder emitir así un veredicto mucho más preciso?

En tal caso, comienza a examinar más de cerca las nuevas naranjas que te encuentres por el camino y bríndate a partir de hoy, la oportunidad de saborear también los dulces y jugosos gajos que están flotando siempre en el gran estanque de tu existencia.

Y hasta que nos veamos de nuevo en nuestra próxima cita, simplemente recuerda que…

¡TÚ ERES, la llave del CAMBIO!

 

 

PrintView Printer Friendly Version

EmailEmail Article to Friend

References (4)

References allow you to track sources for this article, as well as articles that were written in response to this article.

Reader Comments

There are no comments for this journal entry. To create a new comment, use the form below.

PostPost a New Comment

Enter your information below to add a new comment.

My response is on my own website »
Author Email (optional):
Author URL (optional):
Post:
 
Some HTML allowed: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <code> <em> <i> <strike> <strong>
« El Pájaro | Main | La Joya »