Buscar
¡Constantemente investigando, aprendiendo, evolucionando y compartiendo!

 

Disfruto cada día concentrándome en avanzar por encima y más allá de mis limitaciones, ampliando así mi visión del mundo y de la vida.

Disfruto también, compartiendo con los demás, mis conocimientos sobre la Ingeniería Del Cambio Emocional, la Programación Neuro-Lingüística y todo lo concerniente a la Nueva Psicología de Éxito y el Óptimo Rendimiento Humano.

Es un regalo para mí tener la oportunidad de estar, no sólo formando y motivando a los demás a través de los Cursos y Master Class que realizo, sino llevar a cabo también unas especiales sesiones terapéuticas para la mejora personal.

Si estás interesad@ en aprender más sobre como te podrían ayudar algunas de mis consultas privadas, contáctame directamente. Y si quieres conocer más sobre cualquiera de mis próximos eventos inscríbete aquí, o sígueme también en twitter.

 

Indice del Blog
viernes
abr202012

El Destino

Un ladrón observaba secretamente a un alquimista desde el tragaluz del tejado de su laboratorio. Estaba tratando de dar con la fórmula para convertir en oro puro cualquier tipo de metal. Mientras el ladrón ojeaba desde las alturas, el alquimista, dándose cuenta de que le hacian falta más probetas, se volvió y atravesando un grueso muro de piedra, se dirigió a la habitación contigua para buscar algunas.

 El ladrón estaba asombrado y se dio cuenta de que ésta era una habilidad que le proporcionaría muchas ventajas. No dudó ni un instante y entró en el laboratorio preguntando al alquimista: “Maestro, ¿podría enseñarme a atravesar las paredes como lo hace usted?”

“Así lo haré”, le respondió el mago. “Pero tendrás que ser mi discípulo y hacer exactamente todo lo que yo te pida. Entonces aprenderás a atravesar las paredes”.

El ladrón accedió e hizo exactamente todo lo que el alquimista le pidió. Al cabo de un año, se acercó a su maestro y le dijo: “Maestro, todavía no he aprendido a atravesar las paredes”.

El alquimista le miró a los ojos y replicó: “Ten paciencia, hijo mío, porque si sigues haciendo como hasta ahora, todo lo que yo te pida, aprenderás a atravesar las paredes”.

Transcurrieron cinco largos años y después de seguir exactamente todas sus instrucciones, el ladrón se acercó de nuevo al alquimista y le dijo: “Maestro, llevo ya cinco años trabajando para usted y todavía no he aprendido a atravesar las paredes".

El alquimista levantó tranquilamente su mirada del caldero burbujeante con el que estaba trabajando en ese momento y le respondió: “Ten paciencia, hijo mío. Si haces exactamente todo lo que yo te pida, aprenderás a atravesarlas”.

 Toda una década más tarde tras haber realizado un sin fin de sofisticados experimentos en aquel pequeño y recóndito lugar, con paredes oscurecidas por el hollín, de atmosfera casi irrespirable y aún habiendo seguido ciegamente las instrucciones de su maestro, el ladrón se le acercó de nuevo y le dijo: “Maestro, han pasado ya diez años y todavía no he aprendido a atravesar las paredes".

El encorbado alquimista, vestido de color morado como siempre, con su piel curtida por tantos años de exposición constante a distintos gases producidos por las reacciones químicas de su laboratorio, se giró hacia él y con un tono de voz resonante y lleno de paz, le respondió: “Ten más paciencia hijo mío. Ya te he dicho que si haces exactamente todo lo que yo te pida, entonces aprenderás a atravesar las paredes”.

Cierto día el maestro le pidió al ladrón que fuera a buscarle unas probetas para llevar a cabo un nuevo experimento. El ladrón, atravesando el grueso muro de piedra, se dirigió a la habitación contigua a buscar algunas.

Ni siquiera se dio cuenta. No se percató en absoluto de la gran hazaña que acababa de tener lugar.

 Piensa ahora por un momento. ¿Cuántos muros eres tú capaz de atravesar hoy en tu vida con los que no hace mucho tiempo chocabas una y otra vez pareciéndote impenetrables? Y, ¿cuántas situaciones que en el pasado te resultaban oscuras y pesadas como el plomo eres ahora capaz de convertir rápidamente en el oro más puro y reluciente?

Debemos ser conscientes y recordar cada uno de los importantes avances que hemos realizado ya en nuestra vida, puesto que es gracias a ese constraste, que nos damos cuenta de todo lo que hemos aprendido y mejorado por el camino. Aunque puede que haya otra cuestión aún más importante, y por este motivo quiero ahora preguntarte:

 ¿Has encontrado ya a esa persona especial en tu vida que te podría mostrar alguna poderosa fórmula, estrategia o nueva habilidad para ayudarte cada día en tu existencia y mejorar así tu propio destino?

Imagina cómo te sentirás cuando te des cuenta de que podrías ser, incluso tú mismo, ese moderno alquimista que te desvele, tanto a ti como a los demás, los valiosos secretos que te permitirán traspasar de ahora en adelante hasta el más espeso hormigón.

 ¿Qué supondría eso para ti?

 Así pues, recuerda que tienes a partir de ahora la oportunidad de elegir si vivir el resto de tu vida como un buen aprendiz o dar el paso para pasar a formar parte tú también de la nueva saga de flamantes alquimistas, capaces de atravesar exitosamente no sólo cualquier muro y cualquier adversidad, sino ser capaz de forjar además, en todo momento, un destino dorado a propia voluntad.

¿Acaso no es eso lo que en realidad quieres?

 En tal caso y  hasta que nos veamos de nuevo en nuestra próxima cita, simplemente recuerda que…

 ¡TÚ ERES, la llave del CAMBIO!

 


PrintView Printer Friendly Version

EmailEmail Article to Friend

References (3)

References allow you to track sources for this article, as well as articles that were written in response to this article.
  • Response
    Response: the best indexer
    Great Web-site, Maintain the wonderful work. Thanks a lot!
  • Response
    855 You will require nine darkish strips and 8 white strips for that weave. The only real regular that remains within our kid's lives, yr in, year out, totally louis vuitton looks for being their virtually phobic distaste for going for walks.
  • Response
    El Destino - Blog - David Barcos

Reader Comments

There are no comments for this journal entry. To create a new comment, use the form below.

PostPost a New Comment

Enter your information below to add a new comment.

My response is on my own website »
Author Email (optional):
Author URL (optional):
Post:
 
Some HTML allowed: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <code> <em> <i> <strike> <strong>
« Conocimientos... ¿Para Qué? | Main | Un Sueño »