Buscar
¡Constantemente investigando, aprendiendo, evolucionando y compartiendo!

 

Disfruto cada día concentrándome en avanzar por encima y más allá de mis limitaciones, ampliando así mi visión del mundo y de la vida.

Disfruto también, compartiendo con los demás, mis conocimientos sobre la Ingeniería Del Cambio Emocional, la Programación Neuro-Lingüística y todo lo concerniente a la Nueva Psicología de Éxito y el Óptimo Rendimiento Humano.

Es un regalo para mí tener la oportunidad de estar, no sólo formando y motivando a los demás a través de los Cursos y Master Class que realizo, sino llevar a cabo también unas especiales sesiones terapéuticas para la mejora personal.

Si estás interesad@ en aprender más sobre como te podrían ayudar algunas de mis consultas privadas, contáctame directamente. Y si quieres conocer más sobre cualquiera de mis próximos eventos inscríbete aquí, o sígueme también en twitter.

 

Indice del Blog
lunes
abr232012

Conocimientos... ¿Para Qué?

Prudencio era un sencillo barquero que se dedicaba a cruzar con su balsa a personas que querían ir de una orilla del río a la otra.

Cierto día, mientras transportaba a un culto caballero, abogado de profesión, Prudencio con su lenguaje sencillo y vulgar entabló conversación con el letrado.

 Momentos después de haber iniciado el trayecto, el erudito se dirige al barquero y le dice: “¿Conoce usted la gramática?”

“No, en absoluto. No tuve la oportunidad de ir a la escuela”, responde Prudencio.
“Bueno, permítame decirle que ha perdido prácticamente la mitad de su vida” – replica con cierto desdén el estudioso

Poco después, el viento empieza a soplar fuertemente y en un abrir y cerrar de ojos, unos enormes y negros nubarrones se apoderan del cielo cubriéndolo por completo. Comienza de repente a caer una gran tromba de agua. En medio de este diluvio la pequeña barca se tambalea bruscamente y está a punto de volcar y ser tragada por la rápida y enfurecida corriente.

Justo antes de irse a pique, Prudencio pregunta a su pasajero:
“¿Sabe usted nadar?”
“¡No!” – contesta aterrorizado el erudito.
“Bueno, ¡permítame decirle entonces que ha perdido usted toda su vida!”

 Y hasta que nos veamos de nuevo en nuestra próxima cita, simplemente recuerda que…

 ¡TÚ ERES, la llave del CAMBIO!

 


PrintView Printer Friendly Version

EmailEmail Article to Friend

References (1)

References allow you to track sources for this article, as well as articles that were written in response to this article.
  • Response
    Nice Web page, Maintain the very good job. Thanks for your time!

Reader Comments

There are no comments for this journal entry. To create a new comment, use the form below.

PostPost a New Comment

Enter your information below to add a new comment.

My response is on my own website »
Author Email (optional):
Author URL (optional):
Post:
 
Some HTML allowed: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <code> <em> <i> <strike> <strong>
« Actuando Como Monos | Main | El Destino »