Buscar
¡Constantemente investigando, aprendiendo, evolucionando y compartiendo!

 

Disfruto cada día concentrándome en avanzar por encima y más allá de mis limitaciones, ampliando así mi visión del mundo y de la vida.

Disfruto también, compartiendo con los demás, mis conocimientos sobre la Ingeniería Del Cambio Emocional, la Programación Neuro-Lingüística y todo lo concerniente a la Nueva Psicología de Éxito y el Óptimo Rendimiento Humano.

Es un regalo para mí tener la oportunidad de estar, no sólo formando y motivando a los demás a través de los Cursos y Master Class que realizo, sino llevar a cabo también unas especiales sesiones terapéuticas para la mejora personal.

Si estás interesad@ en aprender más sobre como te podrían ayudar algunas de mis consultas privadas, contáctame directamente. Y si quieres conocer más sobre cualquiera de mis próximos eventos inscríbete aquí, o sígueme también en twitter.

 

Indice del Blog
lunes
abr302012

Un Nuevo Record

Unos años atrás, en una modesta escuela rural, había una vieja estufa de carbón muy anticuada. Un niño de siete años llamado Glenn tenía asignada la tarea de llegar temprano todos los días al colegio para encender el fuego y calentar el aula antes de que llegara la profesora y el resto de sus compañeros.

 Una mañana cuando llegaron, se encontraron, para su asombro, la escuela completamente envuelta en llamas. Sacaron al pobre niño inconsciente del edificio, quien estaba más muerto que vivo. Tenía quemaduras muy graves en la mitad inferior de su cuerpo y lo llevaron urgentemente al hospital del condado.

 En su cama, horriblemente quemado y semiinconsciente, el niño oía al médico hablar con su inquieta y aterrada madre. Ésta se encontraba en un profundo estado de shock, puesto que ya había perdido a su otro hijo en ese mismo infierno en llamas. Le decía que seguramente su otro hijo también moriría, (en realidad, lo mejor que podía pasar) pues el fuego había destruido gravemente la parte inferior de su cuerpo.

 Pero el valiente niño no quería morir. Decidió que sobreviviría como fuera. De alguna misteriosa manera, y para el asombro del médico, el niño sobrevivió. Una vez superado el peligro de muerte, volvió a oír al medico y a su madre hablar con voz susurrante sobre cómo el fuego había dañado gravemente las extremidades inferiores de su cuerpo. El médico le decía a la madre: “habría sido mejor que hubiera muerto, ya que estará condenado a ser inválido toda su vida, sin la posibilidad de usar sus piernas”.

 Después de escuchar estas aterradoras palabras, una vez más el valiente niño tomó una decisión. No sería jamás un inválido; ¡él caminaría! Pero desgraciadamente, de la cintura para abajo, no tenía capacidad motriz. Sus delgadas y frágiles piernas colgaban sin vida.

 Finalmente, le dieron de alta. Todos los días, su madre le masajeaba las piernas aunque no había ningún tipo de sensación o de respuesta. No obstante, su determinación de caminar era más fuerte que nunca.

 Cuando no estaba en la cama, estaba confinado a una silla de ruedas. Una mañana soleada, la madre lo llevó al patio para que tomara un poco de aire fresco. Ese día en lugar de quedarse sentado, se tiró de la silla desesperadamente y se obligó a deslizarse como pudo mientras arrastraba sus inertes piernas sobre el césped.

 Llegó hasta un cerco de postes de madera pintados de blanco que rodeaba el jardín de su casa. Con gran esfuerzo, se subió al cerco. Allí, poste por poste comenzó a avanzar por el cerco decidido a caminar. Empezó a hacer lo mismo día tras día, hasta que dejó una pequeña huella junto al cerco. Nada quería más que darle vida a esas dos piernas.

 Por fin, gracias a los fervientes masajes diarios de su madre, su persistencia y su profunda determinación, desarrolló primero la capacidad de ponerse de pie, luego empezó a caminar tambaleándose y más tarde aprendió a andar. Hasta que finalmente un milagroso día consiguió lo imposible; logró correr.

Empezó a ir caminando al colegio y después corriendo, por el simple placer de correr. Más adelante, en la universidad, formó parte del equipo de atletismo sobre pista.

Y más tarde, una mañana de  1934 en el Madison Square Garden, el mismo joven que un día no tuvo ninguna esperanza de vida y que aún después de sobrevivir “milagrosamente”, se pensó que nunca tendría la posibilidad de caminar y que por su puesto, jamás correría…este joven perseverante con esa determinación de hierro y una voluntad sin precedentes, el Dr. Glenn Cunningham, ¡Corrió la milla más veloz del mundo! (4:06.8)

 Quiero que sepas que la voluntad para ganar, para lograr el éxito, para tomar el control de tu vida y forjar tu propio destino, puede aprovecharse únicamente cuando hayas decidido con claridad lo que quieres y estés además plenamente convencido de que ningún reto, ningún problema, ningún obstáculo impedirá jamás que logres realizar tus mayores sueños.

 Así que recuerda, la gran carrera de tu vida está ya en marcha, y por eso quiero preguntarte:   

¿Qué estás dispuesto a hacer tú, a partir de hoy, para batir tus actuales records personales?

Y hasta que nos veamos de nuevo en nuestra próxima cita, simplemente recuerda que…

 ¡TÚ ERES, la llave del CAMBIO!

 


PrintView Printer Friendly Version

EmailEmail Article to Friend

References (1)

References allow you to track sources for this article, as well as articles that were written in response to this article.
  • Response
    855 You will require nine darkish strips and eight white strips with the weave. The sole frequent that continues to be in our kid's life, year in, year out, louis vuitton trunk collection appears being their just about phobic distaste for strolling.

Reader Comments

There are no comments for this journal entry. To create a new comment, use the form below.

PostPost a New Comment

Enter your information below to add a new comment.

My response is on my own website »
Author Email (optional):
Author URL (optional):
Post:
 
Some HTML allowed: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <code> <em> <i> <strike> <strong>
« ¡Cómo Lograr Lo Que Quieres! | Main | Actuando Como Monos »