Buscar
¡Constantemente investigando, aprendiendo, evolucionando y compartiendo!

 

Disfruto cada día concentrándome en avanzar por encima y más allá de mis limitaciones, ampliando así mi visión del mundo y de la vida.

Disfruto también, compartiendo con los demás, mis conocimientos sobre la Ingeniería Del Cambio Emocional, la Programación Neuro-Lingüística y todo lo concerniente a la Nueva Psicología de Éxito y el Óptimo Rendimiento Humano.

Es un regalo para mí tener la oportunidad de estar, no sólo formando y motivando a los demás a través de los Cursos y Master Class que realizo, sino llevar a cabo también unas especiales sesiones terapéuticas para la mejora personal.

Si estás interesad@ en aprender más sobre como te podrían ayudar algunas de mis consultas privadas, contáctame directamente. Y si quieres conocer más sobre cualquiera de mis próximos eventos inscríbete aquí, o sígueme también en twitter.

 

Indice del Blog
viernes
may042012

¿Decir Qué A Quién?

¿Te has marcado en algún momento de tu vida unos atractivos objetivos para luego darte cuenta de que no habías emprendido todas las acciones necesarias para hacerlos realidad? ¿Qué se interpuso en tu camino impidiendo que los alcanzaras?

 En todos los años que llevo realizando distintos cursos de formación y tras haber hablado también con cientos de personas en sesiones grupales o individuales sobre este mismo tema, el mayor obstáculo que escucho que se interpone en el camino de la gente es su falta de compromiso con el objetivo en cuestión.

 Ahora bien, ¿cuál es la mejor forma de mantener un compromiso con uno mismo que te asegure la consecución de cualquiera de tus objetivos? Muy sencillo. A través de un compromiso público. ¿Qué quiero decir con esto?

 Verás, una ilustración de cómo pueden conducir los compromisos públicos a una acción que sea consecuente con ellos se demostró claramente en un celebre experimento que realizaron dos destacados psicólogos sociales: Morton Deutsch y Harold Gerard en el año 1955.

 El procedimiento consistía en que un grupo de estudiantes universitarios realizara mentalmente un cálculo aproximado de la longitud de una serie de líneas que se les mostraba. A continuación, parte de los estudiantes debían comprometerse públicamente con su estimación inicial anotándola en un papel que firmaban y entregaban al responsable del experimento. Una segunda muestra de estudiantes se comprometía también con su estimación, pero en privado, anotándola en una pizarra y borrándola antes de que nadie pudiera verla. Un tercer grupo de estudiantes no se comprometía con su estimación, simplemente la retenía en la memoria.

 Con este ingenioso método, Deutsch y Gerard consiguieron que algunos estudiantes se comprometiesen públicamente con sus decisiones iniciales, otros se comprometiesen en privado y un tercer grupo no se comprometiese en absoluto.

 Lo que ambos investigadores querían averiguar era cuál de los tres tipos de estudiantes estaría más inclinado a mantener la opinión inicial después de ser informado de que era errónea. Por consiguiente, a todos los estudiantes se les demostró que sus estimaciones iniciales eran incorrectas y a todos ellos se les ofreció la oportunidad de modificarlas.

 Los resultados fueron claros. Los estudiantes que no llegaron a poner por escrito su opinión inicial fueron los que se mostraron menos fieles a ella. Cuando dispusieron de nuevos datos que cuestionaban el acierto de unas estimaciones que nunca habían salido de su mente, fue en estos estudiantes en los que más influyó la nueva información, hasta el punto de hacerles modificar lo que habían considerado una decisión «correcta».

 En comparación con estos estudiantes no comprometidos, los que habían anotado momentáneamente sus decisiones en una pizarra se mostraron mucho menos dispuestos a cambiar de opinión cuando se les brindó la oportunidad de hacerlo. Aunque se habían comprometido en condiciones de total anonimato, el hecho de haber anotado su opinión inicial les hacía mantenerla y resistirse a la influencia de los nuevos datos. Sin embargo, Deutsch y Gerard observaron que eran los estudiantes que públicamente habían dejado constancia escrita de su postura inicial quienes más resueltamente se negaban a modificarla. El compromiso público les había convertido en los más testarudos.

 En definitiva, ¿qué conclusión podríamos sacar de todo esto? Sencillamente que, cuando una persona declara por escrito o verbalmente que adopta una postura frente a un tema o un punto de vista, lo más seguro es que actúe y defienda esa creencia aunque se demuestre lo contrario.

 ¿Te puedes imaginar ahora los beneficios tan tremendos y duraderos que te puede brindar un verdadero compromiso público para ayudarte a manifestar en tu vida los logros que más quieres alcanzar?

 ¿Qué pasaría si después de unos días te dieras cuenta de que lograr esa meta ha sido más fácil de lo que pensabas? ¿Cómo te haría sentir eso?  ¿Aumentaría tu nivel de autoestima y confianza en ti mismo? ¿Cómo verías, escucharías y sentirías el mundo que te rodea con ese nuevo éxito formando ya parte de tu vida? ¿Qué comentarios haría la gente de ti cuando lo consigas? ¿Cómo se sentirían también las personas que te rodean y que más te aman en este mundo?

 ¿Merecería realmente la pena realizar hoy un serio y sólido compromiso público para lograr lo que más quieres?

¡Piénsalo! 

 Te propongo que lo pongas por escrito y que se lo entregues a aquellas personas que más respetes, admires y en las que también deposites una gran confianza. Explícales que quieres lograr un nuevo nivel de rendimiento personal y que ellos podrían ayudarte en este maravilloso proceso de cambio personal. ¿De acuerdo?

 Si lo deseas, me puedes enviar a mí también una copia de tu compromiso. Será verdaderamente un honor para mí recibir una prueba de tu especial compromiso con la decisión de lograr un nuevo estilo de vida que te brinde una mayor alegría y plenitud personal. Yo haré lo que pueda para ayudarte a cumplirlo. Me puedes mandar por correo electrónico “Tu Compromiso Personal” a:

david@davidbarcos.com

 Si quieres puedes incluir tu nombre, número telefónico y dirección de correo electrónico. Tal vez incluso te llame en la fecha que te has fijado conseguirlo para enterarme cómo te fue. ¡El simple hecho de saber que podría llamarte por teléfono te ayudará a mantenerte motivado!

 Así que, moviliza ya mismo tu poder personal y empieza a crear esos compromisos públicos que generarán en ti la presión interna necesaria para impulsarte no sólo a avanzar en la dirección de manifestar tus mayores sueños, sino ayudarte además a crear en poco tiempo un nuevo destino lleno de éxitos y verdaderamente prometedor.

 Y hasta que nos veamos de nuevo en nuestra próxima cita, simplemente recuerda que…

 ¡TÚ ERES, la llave del CAMBIO!

 


PrintView Printer Friendly Version

EmailEmail Article to Friend

References (6)

References allow you to track sources for this article, as well as articles that were written in response to this article.
  • Response
    Nice Website, Maintain the useful job. Appreciate it.
  • Response
    Response: Evie
    I found a great...
  • Response
    Response: summoners war
    ¿Decir Qué A Quién? - Blog - David Barcos
  • Response
    ¿Decir Qué A Quién? - Blog - David Barcos
  • Response
    Response: view site�
    I found a great...
  • Response
    Response: Myles Wilby
    I found a great...

Reader Comments

There are no comments for this journal entry. To create a new comment, use the form below.

PostPost a New Comment

Enter your information below to add a new comment.

My response is on my own website »
Author Email (optional):
Author URL (optional):
Post:
 
Some HTML allowed: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <code> <em> <i> <strike> <strong>
« La Fuente | Main | ¡Cómo Lograr Lo Que Quieres! »