Buscar
¡Constantemente investigando, aprendiendo, evolucionando y compartiendo!

 

Disfruto cada día concentrándome en avanzar por encima y más allá de mis limitaciones, ampliando así mi visión del mundo y de la vida.

Disfruto también, compartiendo con los demás, mis conocimientos sobre la Ingeniería Del Cambio Emocional, la Programación Neuro-Lingüística y todo lo concerniente a la Nueva Psicología de Éxito y el Óptimo Rendimiento Humano.

Es un regalo para mí tener la oportunidad de estar, no sólo formando y motivando a los demás a través de los Cursos y Master Class que realizo, sino llevar a cabo también unas especiales sesiones terapéuticas para la mejora personal.

Si estás interesad@ en aprender más sobre como te podrían ayudar algunas de mis consultas privadas, contáctame directamente. Y si quieres conocer más sobre cualquiera de mis próximos eventos inscríbete aquí, o sígueme también en twitter.

 

Indice del Blog
jueves
jun212012

Ajustando Tus Velas

¿De qué depende que dos personas experimenten un acontecimiento similar en la vida y tengan luego reacciones completamente distintas? ¿Por qué una persona piensa que esa situación significa el final, que ya no hay ninguna opción y decide tirar la toalla, mientras la otra lo ve como un nuevo comienzo, como una oportunidad para encontrar nuevas posibilidades y decide además convertir esa situación en el pistoletazo de salida que le impulsará a utilizar más de sus propias habilidades innatas? Piénsalo.

¿Cuál es esa diferencia entre los seres humanos que determina cada día su forma de pensar, de sentir y de reaccionar ante el mundo, y que no sólo define momento a momento los resultados que producen, sino que sentencia además la calidad de vida que llegan a experimentar?

La respuesta es sencilla. La forma en la que controlan y dirigen su atención mental. ¿Qué quiero decir con esto?

Probablemente, en el transcurso de tu vida hayas observado en algún lago o en alguna playa a diferentes barcos de vela desplazarse por el agua. Te habrás fijado también que van en 360 direcciones distintas, a pesar de que el viento sopla sólo en una dirección. Entonces, si el viento sopla solamente en un sentido, ¿cómo pueden los barcos viajar en tantas trayectorias diferentes? La respuesta: en cada barco hay una persona que se encarga de cambiar la posición de la vela, lo que determina finalmente la dirección del barco.

La manera como tú posiciones las velas de tus pensamientos determinarán también la dirección en la que navegues momento a momento por el gran océano de tu vida. Y, esos rumbos escogidos por ti crearán unos resultados muy concretos, los cuales se irán acumulando y apilando para impulsar tu vida en una dirección en particular. Y como bien sabemos, para cada dirección en este mundo existe una parada final o un destino.  

Por esta razón, lo mejor que puedes hacer ahora para convertirte en la persona que realmente quieres ser, es empezar a dominar tu propio foco de atención mental. Y para ello, es importante recordar cada día que tu vida está siendo empujada momento a momento por los poderosos vientos que genera tu atención mental. 

Considera ahora por un momento y presta atención a las respuestas que te suscitarán estas preguntas:

Si sigues focalizando tu atención cada día en las distintas áreas de tu vida (emocional, física, familiar, de pareja, laboral, social, espiritual...) como lo has estado haciendo hasta ahora ¿dónde estarás dentro de tres, cinco, diez, o veinte años? Y, ¿es allí donde quieres estar?

Porque te diré una cosa, dentro de diez años habrás llegado sin duda a algún sitio, pero la cuestión es siempre, ¿a dónde? ¿En qué y en quién te habrás convertido? ¿Cómo vivirás, en qué lugares y con qué personas específicamente te encontrarás? Y, ¿es así cómo quieres estar viviendo la única vida que tienes? 

Piénsalo. Cada gota de agua contribuye a la existencia del océano. En consecuencia, aunque la vida de un pensamiento no parezca más que una gota en el océano de la mente, ese pensamiento puede tener una influencia significativa generando con su impulso un nuevo rumbo en la vida de la persona.

Está claro que no podremos jamás cambiar la dirección en la que sopla el viento, pero siempre podremos ajustar las velas de nuestra atención para llegar a convertirnos en quien queramos ser, y vivir cada día compartiendo con los demás esa versión mejorada de nosotros mismos.

Así pues, mantente alerta y prestando atención a las distintas direcciones hacia las que te llevan los vientos de tu atención. Y si no te gustan las consecuencias que nacen de esas orientaciones, coloca rápidamente tus manos en el timón de tu existencia y comienza a navegar con alegría hacia un nuevo y brillante destino en el infinito océano de posibilidades que siempre te brinda la vida.

Y hasta que nos veamos de nuevo en nuestra próxima cita, simplemente recuerda que…

¡TÚ ERES, la llave del CAMBIO!

 


PrintView Printer Friendly Version

EmailEmail Article to Friend

References (3)

References allow you to track sources for this article, as well as articles that were written in response to this article.

Reader Comments

There are no comments for this journal entry. To create a new comment, use the form below.

PostPost a New Comment

Enter your information below to add a new comment.

My response is on my own website »
Author Email (optional):
Author URL (optional):
Post:
 
Some HTML allowed: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <code> <em> <i> <strike> <strong>
« Envolviendo Verbalmente Tu Mensaje | Main | Decisiones »