Buscar
¡Constantemente investigando, aprendiendo, evolucionando y compartiendo!

 

Disfruto cada día concentrándome en avanzar por encima y más allá de mis limitaciones, ampliando así mi visión del mundo y de la vida.

Disfruto también, compartiendo con los demás, mis conocimientos sobre la Ingeniería Del Cambio Emocional, la Programación Neuro-Lingüística y todo lo concerniente a la Nueva Psicología de Éxito y el Óptimo Rendimiento Humano.

Es un regalo para mí tener la oportunidad de estar, no sólo formando y motivando a los demás a través de los Cursos y Master Class que realizo, sino llevar a cabo también unas especiales sesiones terapéuticas para la mejora personal.

Si estás interesad@ en aprender más sobre como te podrían ayudar algunas de mis consultas privadas, contáctame directamente. Y si quieres conocer más sobre cualquiera de mis próximos eventos inscríbete aquí, o sígueme también en twitter.

 

Indice del Blog
lunes
jun252012

Cambiar, ¡SÍ! Pero… ¿Cuándo?

Todos tenemos ciertos aspectos de nuestra personalidad que nos gustaría eliminar, cambiar o mejorar. Es parte de la  naturaleza humana.

Por ejemplo, dentro del terreno conductual alguien puede querer dejar de fumar, o renunciar a comer diariamente alimentos que engordan, o cesar de comprar algunos caprichos innecesarios, o puede querer eliminar viejos patrones de comportamiento limitantes o destructivos, etc.

O, quizás ese deseo exista  también dentro del plano emocional, como suprimir algunos miedos, reducir o eliminar el nivel de estrés en ciertas situaciones, extirpar las inseguridades, tener un mayor control del tiempo y llegar a planificarse mejor, experimentar en los momentos oportunos una mayor auto confianza, aumentar la paz interior, etc.

Ahora bien, una vez que reconocemos que existe un área de nuestro ser que queremos renovar, ¿cómo podemos saber cuándo es el mejor momento para realizar ese importante cambio?

Si preguntáramos a un ama de casa cuál es el mejor momento para limpiar la paellera en la que acaba de hacer un arroz mixto, probablemente responda: “Justo después de terminar el guiso. Porque si lo dejas para después, la paellera se enfría, los restos de comida se pegan y resulta entonces mucho más trabajoso de limpiar”.

¿Cuándo sería entonces el mejor momento para cambiar cualquier aspecto de tu vida? Muy sencillo. Miras qué hora es en este mismo instante, y donde observes que están colocadas las agujas del reloj, ése es el mejor momento de todos para comenzar el siempre excitante proceso de cambio personal.

Piénsalo. ¿Cuántas paelleras pringosas hay ahora en tu existencia que te gustaría empezar a limpiar? Y si quisieras entrar sinceramente hasta el fondo de la cocina de tu ser, ¿cuántos platos y cubiertos usados habría aún también por lavar?

Considera por un momento, y si decidieras dar ahora mismo el paso para cambiar cualquier aspecto de tu vida, ¿cuál crees que sería el detergente que más te ayudaría a enjabonar, restregar y lavar tu vajilla personal para que estuviera limpia, resplandeciente y pudieras volver a cocinar así la verdadera calidad de vida que te mereces saborear?

Muchas son las personas que han intentado repetidas veces fregar con fuerza las cazuelas en las que han cocinado sus amargos actos, sólo para descubrir más tarde que los restos y pedazos de sus obras seguían aún pegados en el fondo y en las paredes del enorme puchero de su existencia.

Y por este motivo, antes de que te pongas jubilosamente a limpiarlos, quiero primero preguntarte, ¿cuáles han sido ya los jabones, desinfectantes y detergentes que has estado utilizando? Y, ¿qué tal te han funcionado cada uno de ellos hasta aquí?

Necesitamos recordar también que, si hemos aplicado a lo largo de los años una o varias estrategias que no han funcionado como queríamos, debemos entonces cambiar rápidamente nuestra forma de proceder.

Existe mucha gente en este mundo que después de intentarlo unas pocas veces simplemente tira la toalla y aparta su mirada silbando hacia otro lado.

Y es por esta razón que te pregunto…

¿Tienes tú en este instante de tu vida toda tu vajilla en perfecto estado, tanto la cristalería, los cubiertos como la fina porcelana toda ella limpia, seca, recogida y lista para usar? O, ¿continúas aún cocinando cada día con las sucias cacerolas de tu pasado?

Y focalizo tu atención en ello porque cuanto antes reconozcas y restaures todo aquello que ha estado manchando y contaminando los guisos de tu experiencia vital, antes empezarás a disfrutar plenamente comiendo con gusto en el nuevo banquete de posibilidades que te brinda siempre la sabia decisión de aprender y mejorar.

Así pues, decide que no vas a posponer ni un segundo más el acto de sanear cualquier aspecto descuidado de tu ser, y comienza ya a frotar alegremente en el interior de todos esos pucheros y cacerolas que puedan quedar aún por limpiar en la lujosa cocina de tu vida.

Y hasta que nos veamos de nuevo en nuestra próxima cita, simplemente recuerda que…

¡TÚ ERES, la llave del, CAMBIO!

 


PrintView Printer Friendly Version

EmailEmail Article to Friend

References (1)

References allow you to track sources for this article, as well as articles that were written in response to this article.
  • Response
    Response: this content
    Wonderful Web-site, Maintain the beneficial work. Thanks for your time.

Reader Comments

There are no comments for this journal entry. To create a new comment, use the form below.

PostPost a New Comment

Enter your information below to add a new comment.

My response is on my own website »
Author Email (optional):
Author URL (optional):
Post:
 
Some HTML allowed: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <code> <em> <i> <strike> <strong>
« Una Poderosa Estrategia De Motivación | Main | Envolviendo Verbalmente Tu Mensaje »