Buscar
¡Constantemente investigando, aprendiendo, evolucionando y compartiendo!

 

Disfruto cada día concentrándome en avanzar por encima y más allá de mis limitaciones, ampliando así mi visión del mundo y de la vida.

Disfruto también, compartiendo con los demás, mis conocimientos sobre la Ingeniería Del Cambio Emocional, la Programación Neuro-Lingüística y todo lo concerniente a la Nueva Psicología de Éxito y el Óptimo Rendimiento Humano.

Es un regalo para mí tener la oportunidad de estar, no sólo formando y motivando a los demás a través de los Cursos y Master Class que realizo, sino llevar a cabo también unas especiales sesiones terapéuticas para la mejora personal.

Si estás interesad@ en aprender más sobre como te podrían ayudar algunas de mis consultas privadas, contáctame directamente. Y si quieres conocer más sobre cualquiera de mis próximos eventos inscríbete aquí, o sígueme también en twitter.

 

Indice del Blog
lunes
ago062012

Una Sencilla Forma de Prosperar

¿Conoces la Ley de la Superación, Continua y Permanente? Probablemente no, puesto que es un fundamento que yo mismo califiqué de esta forma hace ya tiempo, inspirándome en el gran doctor Edwards Deming, profesor, consultor y difusor del concepto “calidad total”.

Llevo casi toda mi vida utilizando conscientemente este principio rector en los diversos ámbitos de mi existencia y, debido a las numerosas mejoras que he obtenido gracias a su continuada aplicación, he pensado que sería beneficioso presentártela y que tú también la utilices en tu vida para incrementar así la calidad de tus resultados.

Podríamos decir que esta ley se reduce simplemente a un estado mental, una actitud personal que uno decide adoptar y aplicar cada día de su vida. Está basada en el postulado: “Hoy mejor que ayer, y mañana mejor que hoy”. Para muchos, tener que crear avances año a año puede resultar duro, pero cuando lo haces día a día, es pan comido.

Independientemente del estado entusiasta en el que nos encontremos o lo determinados que nos sintamos en un momento dado, cualquier progreso que merezca la pena se produce lentamente.

Piénsalo. Te ha costado toda la vida llegar a convertirte en la persona que eres ahora. Y cuando tomas la rotunda decisión de realizar un cambio a fin de convertirte en una versión mejorada de ti mismo, debes ser consciente de que esa transición supondrá, durante algún tiempo, un periodo de trabajo duro y significará también el uso riguroso de tu concentración personal. La gente no suele generar cambios importantes y perdurables en sólo un minuto.

Todo cambio constante debe de ser creciente y, hasta que se consolida como una parte más de tu ser, suele tomar un dilatado periodo de tiempo. Para ello debemos desarrollar la paciencia y la disciplina necesarias que nos permitan subirnos finalmente en el gran podio de nuestra victoria. Son únicamente estos tipos de sólidos cambios que realmente merecen la pena perseguir.

Permíteme entonces preguntarte: ¿Crees que podrías aumentar, tanto tu rendimiento actual como tu nivel de ejecución en general, en tan sólo un 0,1 por ciento durante las siguientes 24 horas?

Quiero decir, ¿crees que posees ahora mismo la capacidad en tu interior para ser un milésimo (0,1, por ciento) más fructífero en las 24 horas siguientes si realmente te lo propusieras?

Mucha gente es capaz de duplicar o incluso triplicar su rendimiento general en veinticuatro horas si de verdad se compromete con ello. Y, ¿acaso no crees que si tú te comprometieras de igual modo, por las razones que fueran importantes para ti, estarías tú también dentro de este mismo grupo de personas?

Considera el siguiente escenario. Imagina que te vuelves un 0,1 por ciento más productivo cada 24 horas, y lo haces sólo de lunes a viernes. Al final de la semana serás un 0,5 por ciento más productivo. Al cabo de cuatro semanas serás un 2 por ciento más productivo (4 x 0,5 = 2). Y al cabo de cincuenta y dos semanas, serás un 26 por ciento más productivo de lo que eras al comienzo del año (13 x 2 = 26).

¿Crees que sería algo bueno para ti incrementar, a partir de ahora y durante las próximas 52 semanas, un 26 por ciento tu propio nivel de productividad en las áreas más importantes de tu vida?

Quizás quieras mejorar tus relaciones con las personas que amas en este mundo, o quizás quieras mejorar tu propia capacidad y dominio emocional, o puede que desees mejorar algún aspecto de tu salud física, o tal vez quieras mejorar tus interacciones sociales o laborales.

Aunque, lo importante no es cuál de estas áreas seleccionarías para iniciar tu proceso de mejora personal, lo verdaderamente importante es saber qué valor tendría para ti, en este momento de tu existencia, mejorar tus presentes resultados en un 26 por ciento en las extensiones más determinantes de tu vida.

Esa es la verdadera cuestión. Y si realmente crees que este objetivo es algo que te merecería la pena conseguir, mi única pregunta para ti es, ¿cuándo crees que sería el momento idóneo para empezar? ¿Cuando crees que sería el mejor momento para recorrer el apasionante viaje de enriquecer no sólo tu calidad de vida, sino superar también tu capacidad de rendimiento personal?

¡Piénsalo!

Y hasta que nos veamos de nuevo en nuestra próxima cita, simplemente recuerda que…

¡TÚ ERES, la llave del CAMBIO!

 

PrintView Printer Friendly Version

EmailEmail Article to Friend

References (2)

References allow you to track sources for this article, as well as articles that were written in response to this article.
  • Response
    Response: have a peek here
    Lovely Web page, Maintain the great job. Appreciate it!
  • Response
    Response: mujeres solas
    Una Sencilla Forma de Prosperar - Blog - David Barcos

Reader Comments

There are no comments for this journal entry. To create a new comment, use the form below.

PostPost a New Comment

Enter your information below to add a new comment.

My response is on my own website »
Author Email (optional):
Author URL (optional):
Post:
 
Some HTML allowed: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <code> <em> <i> <strike> <strong>
« Una Liebre Blanca | Main | Yo Soy »