Buscar
¡Constantemente investigando, aprendiendo, evolucionando y compartiendo!

 

Disfruto cada día concentrándome en avanzar por encima y más allá de mis limitaciones, ampliando así mi visión del mundo y de la vida.

Disfruto también, compartiendo con los demás, mis conocimientos sobre la Ingeniería Del Cambio Emocional, la Programación Neuro-Lingüística y todo lo concerniente a la Nueva Psicología de Éxito y el Óptimo Rendimiento Humano.

Es un regalo para mí tener la oportunidad de estar, no sólo formando y motivando a los demás a través de los Cursos y Master Class que realizo, sino llevar a cabo también unas especiales sesiones terapéuticas para la mejora personal.

Si estás interesad@ en aprender más sobre como te podrían ayudar algunas de mis consultas privadas, contáctame directamente. Y si quieres conocer más sobre cualquiera de mis próximos eventos inscríbete aquí, o sígueme también en twitter.

 

Indice del Blog
viernes
ene112013

¡Sigue Adelante...!

¿Estarías de acuerdo en que la constancia es probablemente uno de los ingredientes clave que posee toda persona exitosa, todo aquel que haya alcanzado logros importantes a lo largo de su vida?

Bien sea una madre ejemplar, un astronauta, una profesora, un artista, una mujer o un hombre de negocios, un deportista de élite, etc., todos ellos han tenido que mantenerse fiel al resultado que querían manifestar. Puesto que alguien no gana una medalla de oro por mera casualidad. Necesita haber concentración, tenacidad, entrega y una continua dedicación hasta cruzar la línea de meta, ¿no te parece?

En mi opinión, la persona que tiene la última palabra cuando hablamos de persistir hasta el final, a pesar de las muchas veces que se haya contado esta anécdota, es Winston Churchil.

Durante su segundo mandato, se dirigió al público en una ceremonia de graduación. Ocupó el estrado, se fijó en los ojos de los jóvenes a punto de emprender su vida en el mundo, y pronunció uno de los discursos más breves y efectivos jamás conocido.

“No renuncien… nunca”

Hubo treinta segundos de silencio absoluto mientras dejó que el público se diera cuenta de la importancia de sus palabras. Luego prosiguió:

“No renuncien… nunca”

Una vez más, el silencio fue total y el gran estadista no apartó la mirada del público. Pasó otro minuto y Churchill pronunció la última frase:

“No renuncien… ¡NUNCA!”

¿Cuál será el alto precio que acabarás pagando si abandonas tus ambiciones en esta vida? ¿Es eso lo que realmente quieres experimentar? ¿Por qué no seguir alegremente renovando tu impulso para aseguararte de que te acercas cada día más a tus más apremiantes objetivos? Piensa nuevamente ahora en cómo te sentirás cuando cruces la linea de meta con los brazos estirados bien altos, y una gran sonrisa dibujada en tu rostro. ¿Acaso no es esa una opción mejor

Y hasta que nos veamos de nuevo en nuestra próxima cita, simplemente recuerda que…

¡TÚ ERES, la llave del CAMBIO!

 

 

PrintView Printer Friendly Version

EmailEmail Article to Friend

References (2)

References allow you to track sources for this article, as well as articles that were written in response to this article.
  • Response
    Response: best indexer tool
    Good Site, Maintain the useful work. Thanks a ton!
  • Response
    Response: this contact form
    Excellent Webpage, Preserve the good job. Thanks a ton.

Reader Comments

There are no comments for this journal entry. To create a new comment, use the form below.

PostPost a New Comment

Enter your information below to add a new comment.

My response is on my own website »
Author Email (optional):
Author URL (optional):
Post:
 
Some HTML allowed: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <code> <em> <i> <strike> <strong>
« ¡Moviendo Montañas! | Main | ¡Persistiendo Hasta El Final! »