Buscar
¡Constantemente investigando, aprendiendo, evolucionando y compartiendo!

 

Disfruto cada día concentrándome en avanzar por encima y más allá de mis limitaciones, ampliando así mi visión del mundo y de la vida.

Disfruto también, compartiendo con los demás, mis conocimientos sobre la Ingeniería Del Cambio Emocional, la Programación Neuro-Lingüística y todo lo concerniente a la Nueva Psicología de Éxito y el Óptimo Rendimiento Humano.

Es un regalo para mí tener la oportunidad de estar, no sólo formando y motivando a los demás a través de los Cursos y Master Class que realizo, sino llevar a cabo también unas especiales sesiones terapéuticas para la mejora personal.

Si estás interesad@ en aprender más sobre como te podrían ayudar algunas de mis consultas privadas, contáctame directamente. Y si quieres conocer más sobre cualquiera de mis próximos eventos inscríbete aquí, o sígueme también en twitter.

 

Indice del Blog
sábado
ene192013

Cómo Utilizar Las Preguntas Para Cambiar Tu Estado Emocional

¿Sabías que formularse preguntas es una de las formas más fáciles que existen para cambiar no sólo tu estado de ánimo sino mejorar también la calidad de tus resultados?

Verás, podemos usar este recurso para acceder a cualquier emoción que queramos experimentar, aunque para el artículo de hoy, me concentraré en cuan persuasivo e influyente puedes llegar a ser utilizando las preguntas adecuadas.

Así pues, ¿cómo debes de formular preguntas para sentirte en un estado emocional poderoso? Muy sencillo. Te haces preguntas que presupongan el resultado que quieres. Es decir, formulas tus preguntas de tal modo que den por hecho todo aquello que quieres sentir.

Aquí tienes un ejemplo: "¿Cuánto voy a disfrutar hoy mientras ayudo a esta persona?" Estás preguntándote cuánto disfrute tendrás hoy, y no si disfrutarás o no. SI que lo harás. Simplemente estás preguntando "cuánto". ¿Me sigues hasta aquí?

Pues bien, cuando enuncias preguntas de calidad, diriges a tu mente de forma eficiente ayudándote a encontrar dentro de ti mejores recursos. Y, como consecuencia, tu sistema nervioso te brinda unos mejores estados emocionales.

A continuación te muestro algunos ejemplos de  preguntas que te puedes formular para ser más influyente. A medida que las leas, te invito a que descubras qué parte de la pregunta está presupuesta. O en otras palabras, qué es lo que se está dando por hecho.

  • ¿Cuan efectivo voy a ser hoy ayudando a los demás? 
  • ¿Cuántos cambios positivos seré capaz de crear en la vida de esta persona mientras la ayudo de forma divertida? 
  • ¿Con cuánta velocidad y pericia seré capaz de aplicar todos los nuevos conocimientos que aprenderé hoy? 
  • ¿Cuánto más entusiasmo seré capaz de crear hoy dentro de mí y también en el interior de todas las personas a las que tenga el privilegio de ayudar? 
  • ¿Qué nuevas formas de aplicar mis habilidades de persuasión voy a descubrir hoy que me ayudarán a crear cambios positivos tanto en mí mismo como en los demás? 
  • ¿Con cuánta excitación y efectividad puedo inundar ahora todo mi cuerpo para sentirme más motivado que nunca? 
  • ¿Cuánto más puedo estar ayudando y serviendo a los demás?

Después de haber reflexionado y respondido a estas preguntas, te darás cuenta de que podrás crear más fácilmente otras nuevas de tu propia cosecha.

Cada vez que formulas una pregunta con la suficiente intensidad emocional y determinación para hayar la respuesta, es como si se creara en tu mente un vacío que necesita ser llenado. En otras palabras, las preguntas nos crean una sensación interna de inestabilidad y desequilibrio que el cerebro busca a toda costa solucionar.

Por esta razón, tu mente buscará en todos sus bancos de memoria a fin de suministrarte la respuesta a tu pregunta y llenar así el hueco que se había creado, reestableciendo de nuevo el sentimiento de equilibrio y estabilidad.

El principio fundamental que quiero que te lleves de este artículo es el siguiente: Cuando formulas preguntas de calidad, diriges tu mente de forma ingeniosa.

Evita a toda costa enunciar cuestiones deficientes. Algunas personas se preguntan: “¿cuántos días quedan aún para el fin de semana? ¿Por qué me siento tan asqueado cada mañana cuando vengo a trabajar?"

Esta última pregunta presupone (da por hecho), que te sientes asqueado cuando vienes a trabajar. Y si te formularas esta pregunta, como ya te he explicado antes, tu mente buscará hasta encontrar posibles respuestas para brindarte luego los motivos de por qué te sientestan asqueado

Quiero al mismo tiempo que sepas que si después de una extensa búsqueda tu cerebro no ha encontrado razones, simplemente se las inventará. ¡Es cierto! Se las inventará, sólo para llenar el vacio que se había creado y volver así a ese estado interno de equilibrio y estabilidad.

Verás, tu mente es muy obediente, es una pequeña maquina de proporcionar respuestas.

Cuando te haces preguntas de calidad, obtienes respuestas de calidad. Cuanto te haces preguntas mediocres, obtienes respuestas mediocres. ¡Así de sencillo! Y por esta razón, te invito a que te mantengas alerta y vigilante a las preguntas que te haces cada día, momento a momento.

Aunque, no sólo tienes que mantenerte atento a las preguntas que tu mismo te formulas, debes de estar ojo avizor también a las preguntas que tus compañeros de trabajo, o cualquier otra persona dentro tu esfera de influencia te pueda formular.

Si un compañero de trabajo se te acerca y te dice: “Jobar, ¿por qué el mes de agosto es siempre el peor mes en ventas del año?", y tú no estás protegido contra esa sugestión, tu compañero te está sugiriendo, encubiertamente, que eso es algo absoluto, un hecho universal e irrevocable.

Y con su pregunta, está dirigiendo tu mente a que encuentres razones que respaldan esa afirmación. Y tu cerebro, (como la extraordinaria maquina que es) tenderá a volver con respuestas que refuercen la sugestión de que agosto es el peor mes en ventas del año. ¡Piensa ahora por un momento! Y si fueras tú un vendedor, ¿crees que te ayudaría ese pensamiento a vender con mayor facilidad durante el mes de agosto? ¡Probablemente NO!

Así pues, permíteme preguntarte: ¿Y si comenzaras a descubrir cualquier pregunta limitante que ha estado condicionando hasta hoy la calidad de tus resultados? ¿Y si desarrollaras la capacidad para cambiarlas rápidamente por otras que sean más útiles y potenciadoras? ¿Te puedes imaginar ya lo valioso que será para ti disfrutar de unos mayores niveles de alegría, creatividad y felicidad?

Y hasta que nos veamos de nuevo en nuestra próxima cita, simplemente recuerda que…

¡TÚ ERES, la llave del CAMBIO!

 

 

PrintView Printer Friendly Version

EmailEmail Article to Friend

Reader Comments

There are no comments for this journal entry. To create a new comment, use the form below.

PostPost a New Comment

Enter your information below to add a new comment.

My response is on my own website »
Author Email (optional):
Author URL (optional):
Post:
 
Some HTML allowed: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <code> <em> <i> <strike> <strong>
« El Significado Se Crea En La Mente | Main | Cambiando De Percepción »