Buscar
¡Constantemente investigando, aprendiendo, evolucionando y compartiendo!

 

Disfruto cada día concentrándome en avanzar por encima y más allá de mis limitaciones, ampliando así mi visión del mundo y de la vida.

Disfruto también, compartiendo con los demás, mis conocimientos sobre la Ingeniería Del Cambio Emocional, la Programación Neuro-Lingüística y todo lo concerniente a la Nueva Psicología de Éxito y el Óptimo Rendimiento Humano.

Es un regalo para mí tener la oportunidad de estar, no sólo formando y motivando a los demás a través de los Cursos y Master Class que realizo, sino llevar a cabo también unas especiales sesiones terapéuticas para la mejora personal.

Si estás interesad@ en aprender más sobre como te podrían ayudar algunas de mis consultas privadas, contáctame directamente. Y si quieres conocer más sobre cualquiera de mis próximos eventos inscríbete aquí, o sígueme también en twitter.

 

Indice del Blog
domingo
oct132013

¡27 Breves Consejos Para Crear Y Mantener Tu Impulso! N°10: Presión o Motivación 

Presionarte a ti mismo es muy distinto que motivarte a ti mismo.

Cuando te motivas, consigues inspirarte lo suficiente para actuar de forma inmediata. Y como bien sabes, son sólo las acciones las que cambian tu vida.

En otras palabras, puedes pensar sobre las cosas, puedes hablar sobre tus sueños contigo mismo o con los demás, incluso puedes anotarlos en un papel, pero hasta que no actúas dando pasos tangibles hacia tus objetivos, nada cambia. ¿No es cierto?

Por otro lado, cuando la gente se presiona a sí misma machacándose con su diálogo interno, el único triunfo que a menudo consiguen es paralizar las células de su cerebro, conduciéndose a sí mismos a unos estados de frustración, sobrecarga e inacción.

Considera por un momento. ¿Y si utilizaras la presión externa como trampolín, y no como un cómodo sillón?

Tus clientes, tu jefe, o las personas que tienes a tu alrededor, quizás te critiquen sin parar, presionándote a que termines tus actividades y tus tareas más rápidamente. Y, si ese es el caso, ¿por qué criticarte a ti mismo añadiendo más presión del exterior, cuando puedes darte una apasionante charla motivadora en el gran coliseo de tu mente?

Recuerda, tú  estás en control de lo que pasa en tu mundo interno. Y aunque no puedes cambiar lo que ha ocurrido, podrás elegir siempre como respondes ante ello.

No temas nunca la presión. La presión es lo que convierte las piedras en diamantes. Y aunque a veces caerán gotas de lodo sobre el diamante de tu existencia, el valor que lo hace tan estimable no se pierde jamás. Simplemente es lodo, y el lodo se va con agua.

Así que, lávalo rápidamente con el bálsamo de unas palabras motivadoras. Y haz que la piedra preciosa de tu Ser brille y resplandezca en todas direcciones.

Y hasta que nos veamos de nuevo en nuestra próxima cita, simplemente recuerda que… 

¡TÚ ERES, la llave del CAMBIO!

 

PrintView Printer Friendly Version

EmailEmail Article to Friend

References (2)

References allow you to track sources for this article, as well as articles that were written in response to this article.
  • Response
    Response: 2014 ford flex
    I want to create a custom Wordpress theme, but I don't have administrative access to the computer that I'm using, so I can't install Wordpress to test my theme. Is there another easy way to do it? I have photoshop, and notepad ++ both installed on my flash drive, but as ...
  • Response
    Response: www.youtube.com/
    click here for the top commercial vehicles in missouri around

Reader Comments

There are no comments for this journal entry. To create a new comment, use the form below.

PostPost a New Comment

Enter your information below to add a new comment.

My response is on my own website »
Author Email (optional):
Author URL (optional):
Post:
 
Some HTML allowed: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <code> <em> <i> <strike> <strong>
« ¡27 Breves Consejos Para Crear Y Mantener Tu Impulso! N°11: Recursos | Main | ¡27 Breves Consejos Para Crear Y Mantener Tu Impulso! N°9: El Plan De Contingencia »