Buscar
¡Constantemente investigando, aprendiendo, evolucionando y compartiendo!

 

Disfruto cada día concentrándome en avanzar por encima y más allá de mis limitaciones, ampliando así mi visión del mundo y de la vida.

Disfruto también, compartiendo con los demás, mis conocimientos sobre la Ingeniería Del Cambio Emocional, la Programación Neuro-Lingüística y todo lo concerniente a la Nueva Psicología de Éxito y el Óptimo Rendimiento Humano.

Es un regalo para mí tener la oportunidad de estar, no sólo formando y motivando a los demás a través de los Cursos y Master Class que realizo, sino llevar a cabo también unas especiales sesiones terapéuticas para la mejora personal.

Si estás interesad@ en aprender más sobre como te podrían ayudar algunas de mis consultas privadas, contáctame directamente. Y si quieres conocer más sobre cualquiera de mis próximos eventos inscríbete aquí, o sígueme también en twitter.

 

Indice del Blog
domingo
mar242013

¡Nacidos Para Triunfar!

Durante toda nuestra vida nos esforzamos por triunfar en las distintas situaciones y circunstancias que nos encontramos, aunque no siempre somos conscientes de ello. Esto se debe a que cada uno descendemos de una larga línea de triunfadores. Ellos, nos han dejado a todos un legado: El instinto de competir.

Verás, nuestra forma de competir a lo largo de nuestra existencia sobrepasa la de cualquier otro animal. El instinto de competir permanece en todos nosotros y éste, se revela en nuestras vidas a edades sumamente tempranas.

De hecho, luchamos en interés propio incluso antes de nacer. En teoría cuando el cuerpo de la madre está listo para dar a luz, éste empieza a retirarle alimentación al bebe mediante una disminución de su tensión arterial, pero si el bebe aún no quiere nacer, cuanto más tiempo permanezca en el útero alimentándose de la madre, más tiempo retrasará el reto de enfrentarse al mundo exterior.

Así que provoca un aumento de la tensión arterial de su madre para obtener mayor cantidad de alimento. En algunas ocasiones, el bebe logra su propósito de manera desmesurada, y la situación se descontrola. La presión materna sube excesivamente, lo cual puede resultar fatal para ambos.

La vida es una lucha continua que se inicia en el momento de nacer, e instintivamente empleamos cualquier ventaja para competir. Y no solamente nosotros los humanos sino todos los seres vivos.

Ya que este instinto de competir está tan arraigado en nosotros, quizás nos deberíamos preguntar, ¿cómo podemos potenciar aún más cada día nuestra capacidad para luchar, para persistir y triunfar finalmente en cualquier actividad que realicemos? ¿Cómo optimizamos nuestros recursos y capacidades para disfrutar así mucho más de nuestros propios triunfos y los triunfos de los demás?

Aunque antes de responder a estas preguntas quiero definir primero lo que significa el triunfo para mí. A menudo, cuando la gente piensa en triunfar tienden a evaluar su nivel de éxito comparándose con otras personas. Bien sea dentro del plano deportivo, en el mundo laboral o en la cantidad de logros que han podido alcanzar. A menudo, se compararán con los demás.

Necesitamos recordar que, la única persona con la que deberíamos competir cada día para ser mejor que ella y superarla, es la persona que fuimos ayer.

Así pues, ¿cómo podemos potenciar cada día nuestra capacidad para triunfar en cualquier actividad que llevemos a cabo?

Verás, se han realizado muchos estudios a lo largo de los años para determinar por qué algunas personas tienen más éxito que otras. Se han entrevistado, examinado y estudiado a miles de vendedores, empleados y directores en un intento por identificar el común denominador del éxito.

Uno de los factores del éxito más importantes que se han descubierto, una y otra vez, es la cualidad de “estar orientado a la acción”.

Las personas de éxito están intensamente orientadas a producir resultados. Parecen actuar con más rapidez que las que no tienen tanto éxito. Están más ocupadas. Están dispuestas a intentar más cosas y se esfuerzan más. Empiezan su día un poco más temprano y acaban sus actividades un poco más tarde. Están continuamente concentrados en su actuación y en producir resultados.

¿Qué hace que todas estás personas estén tan entregadas a sus actividades diarias y las realicen con tanta pasión? ¿Cuál es la verdadera diferencia entre estas personas aparentemente "especiales", y todas las demás?

¡Sencillo! Cuando estamos orientados a la acción y sentimos que el triunfo se acerca, nuestro cerebro y nuestro cuerpo empiezan a funcionar en armonía haciendo que la victoria sea placentera. Ya sea obtener un empleo, ser el primero de la clase o ganar una medalla olímpica, nuestras respuestas son las mismas en todo el mundo.

Tan pronto como sentimos que el triunfo está a nuestro alcance, nuestra vista se agudiza, nuestros reflejos se hacen más rápidos, nos sentimos invencibles, experimentamos las primeras sensaciones de victoria y cuando la victoria es segura obtenemos entonces una plena gratificación.

Cada vez que completamos una tarea del tipo que sea, nuestro cerebro libera una pequeña cantidad de endorfina. Esta endorfina natural nos da una sensación de bienestar y euforia. Nos hace sentir felices y en paz. Estimula nuestra creatividad y mejora nuestra personalidad. Es la “droga mágica” de la naturaleza.

Cuanto más importante sea la tarea completada, mayor será la cantidad de endorfinas que libere nuestro cerebro; como si fuera una recompensa por nuestro nuevo nivel de éxito y los logros acumulados. Con el tiempo, podemos llegar a tener una “adicción positiva” a la sensación de bienestar que recibimos de esa “chute de endorfina”.

Incluso cuando completamos una tarea pequeña, nos sentimos felices. Cuando finalizamos una tarea grande nos sentimos todavía más felices. Cuando acabamos una de las diversas etapas que llevan a la terminación de una tarea importante, recibimos una inyección de endorfina. Y es precisamente por este motivo, que al trabajar de una forma constante para completar una labor significativa, nos sentimos continuamente felices, eufóricos y disfrutamos también de una alto grado de motivación.

¡Ese es el gran secreto! Esa es la clave entre los que deciden superarse y convertirse en alguien mejor de lo que fueron ayer, y los que no. Es precisamente este proceso bioquímico interno lo que les impulsa a ser tan perseverantes cada día.

De hecho, la historia de la raza humana es la historia del triunfo y la perseverancia. Todos los grandes hombres y mujeres han tenido que soportar extraordinarias pruebas y tribulaciones antes de poder alcanzar las nuevas alturas del éxito y de unos logros sin precedentes. Esa resistencia y esa perseverancia es lo que les hizo grandes.

Por esta razón, permíteme preguntarte: ¿Estás preparado tú para reclamar hoy tu verdadera grandeza? ¿Estás dispuesto a perseverar para alcanzar mayores triunfos y unirte así a ese selecto grupo de personas que han ayudado a transformar positivamente y para siempre la historia de la humanidad?

Y hasta que nos veamos de nuevo en nuestra próxima cita, simplemente recuerda que…

¡TÚ ERES, la llave del CAMBIO!

 

PrintView Printer Friendly Version

EmailEmail Article to Friend

References (5)

References allow you to track sources for this article, as well as articles that were written in response to this article.
  • Response
    Response: my review here
    Amazing Site, Maintain the beneficial job. Thanks a ton.
  • Response
    Response: free webcams
    ¡Nacidos Para Triunfar! - Blog - David Barcos
  • Response
    Response: guyanese food
    ¡Nacidos Para Triunfar! - Blog - David Barcos
  • Response
    Response: Alex
    I found a great...
  • Response
    Response: Domingo Mund
    I found a great...

Reader Comments

There are no comments for this journal entry. To create a new comment, use the form below.

PostPost a New Comment

Enter your information below to add a new comment.

My response is on my own website »
Author Email (optional):
Author URL (optional):
Post:
 
Some HTML allowed: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <code> <em> <i> <strike> <strong>
« Cómo Salir De La Selva | Main | ¿Cómo Están Siendo Las Cosechas De Tu Vida? »