Buscar
¡Constantemente investigando, aprendiendo, evolucionando y compartiendo!

 

Disfruto cada día concentrándome en avanzar por encima y más allá de mis limitaciones, ampliando así mi visión del mundo y de la vida.

Disfruto también, compartiendo con los demás, mis conocimientos sobre la Ingeniería Del Cambio Emocional, la Programación Neuro-Lingüística y todo lo concerniente a la Nueva Psicología de Éxito y el Óptimo Rendimiento Humano.

Es un regalo para mí tener la oportunidad de estar, no sólo formando y motivando a los demás a través de los Cursos y Master Class que realizo, sino llevar a cabo también unas especiales sesiones terapéuticas para la mejora personal.

Si estás interesad@ en aprender más sobre como te podrían ayudar algunas de mis consultas privadas, contáctame directamente. Y si quieres conocer más sobre cualquiera de mis próximos eventos inscríbete aquí, o sígueme también en twitter.

 

Indice del Blog
jueves
may232013

Si Te Concentras Lo Experimentas

¿Sabías que aquello en lo que concentras tu atención determina tu realidad?

Como ya te he comentado en otros artículos, tu foco de atención es uno de los factores más importantes a la hora de producir resultados, puesto que no puedes llegar a experimentar algo en lo que no te has concentrado. Recordarás el dicho: “Ojos que no ven, corazón que no siente”.

Pues bien, es importante destacar que la información a la que una persona presta atención y la que pasa totalmente desapercibida, dependen siempre de cada individuo. Dependen enteramente de sus singulares filtros de interés y percepción.

Por ejemplo, ¿es posible para un gran magnate de negocios que ni siquiera se dé cuenta de que hay un póster colgado en la pared, anunciando una próxima competición para culturistas? Y, ¿estarías de acuerdo en que un pescador podría ni si quiera darse cuenta de un anuncio en la sección de economía del periódico? Y, ¿sería posible también que un culturista profesional estuviera mucho menos interesado que un pescador, en conocer las mareas del día? Estas cosas no son importantes para ellos respectivamente y, por lo tanto, puede que nunca aparezcan como parte de su realidad.

Así pues, tu realidad personal = información + tu grado de concentración que dirijas hacia ella.

Según la información que tienes a tu alrededor y hacia dónde decides concentrar tu foco de atención, determina cómo piensas, qué sientes, las decisiones que tomas y, en definitiva, la calidad de vida que llegas a experimentar.  

Esto puede que sea, ahora mismo, todo lo que te diferencia a ti, de alguien que ya está produciendo los resultados que ahora quieres. La diferencia reside, primordialmente, en cómo estás decidiendo enfocar tu linterna mental, frente a cómo está enfocando esa persona la suya.

Yo creo que cualquier persona puede ser, hacer y compartir con los demás cualquier cosa que desee. Sólo tiene que pedir un préstamo. Y no es un préstamo bancario, es un préstamo de atención. ¿A qué me refiero? Lo que tienes que prestar es atención.

Tu cerebro funciona de forma muy parecida a un buscador de Internet. Cuando vas a Google, o Yahoo y buscas una palabra o frase concreta, en cuestión de segundos el buscador te presenta todas las posibles opciones que encajan con los criterios que habías introducido.  Y todas las demás millones de páginas que no tienen que ver con ese criterio, son dejadas de lado. El buscador te muestra solamente aquello que le has solicitado. Él ha localizado y te ha entregado todas las opciones posibles a tu petición basándose únicamente en lo que te habías concentrado. 

Es interesante que, el biólogo Hungaro Mihaly Csikszentmihalyi  en su libro “Flow” afirma que somos bombardeados constantemente por unos 2 millones de bits de información por segundo. El término “bits” proviene de la expresión inglesa binary digits que traducido al castellano simplemente significa signos binarios.

Ahora bien, toda esta avalancha de estímulos externos se introduce a través de los órganos de los sentidos, la vista, el tacto, el oído, el gusto, y el olfato.  Si tuviéramos que ser conscientes de forma simultánea de toda esta información que llega a nosotros, nos volveríamos, sin lugar a dudas, locos. 

Tu sistema nervioso esta diseñado para bloquear y cortar toda esta enorme cantidad de información en “trozos” que sean manejables. Es decir, de los 2.000.000 de bits de información, en realidad sólo procesas 134 bits, o lo que es lo mismo 7 trozos de información (más o menos 2, dependiendo de la persona).

¿Qué te quiero decir con todo esto? Muy sencillo, que procesas solamente 0,000067 % de toda la información que entra en tu mente. O dicho en otras palabras, el cerebro humano posee la increíble habilidad de suprimir la mayor parte de nuestra experiencia para evitar así sentirse completamente saturado.

Como dijo el Psicólogo Ulric Neisser, “nuestra maquinaria mental sabe todo lo que ocurre a nuestro alrededor pero antes de que llegue a nuestra consciencia descarta la mayoría de ello como insignificante”.

Si tienes una claridad absoluta sobre aquello que es más importante para ti, sobre los objetivos que quieres lograr, de repente te sucederá algo mágico. La información que podría ayudarte a cambiar inmediatamente cualquier aspecto de tu vida y, a la que ni si quieras prestabas atención, saltará ante tus ojos. Es precisamente por esta razón, que es tan importante tener unos objetivos muy bien definidos.

Por ejemplo, lo que llevo haciendo desde hace muchos años cuando decido leer un libro es lo siguiente. Primero, me formulo una serie de preguntas, pero principalmente se reduce a dar respuesta a la siguiente: ¿Para qué? ¿Qué es lo que quiero sacar de este libro? ¿Cuál es el resultado final que deseo obtener? ¿Cuáles son las posibles respuestas que me puede brindar? ¿Para qué quiero leer realmente este libro? 

Y, lo que sucede, es que a medida que voy leyéndolo las ideas, las estrategias, las respuestas, las soluciones saltan ante mis ojos como inquietos saltamontes. Y gracias a este proceso, soy luego capaz de ponerlas en práctica y compartirlas también gozosamente con los demás. También hago exactamente lo mismo cuando acudo a cursos de formación, me reuno con personas o estoy llevando a cabo cualquier actividad.

Así que recuerda, a no ser que tengas absolutamente claro el “para qué” estás haciendo algo, no utilizarás al más alto nivel la información que tienes en todo momento a tu alrededor.

¡La información sin un propósito claro, carece de valor!

Así pues, hazte ahora un gran favor a ti mismo y comienza a aclarar desde hoy, aún más, las verdaderas intenciones que tienes para los distintos ámbitos de tu vida. Aclárate tanto a nivel físico como  emocional, en el ámbito financiero como en el mundo laboral, en el terreno social como con tu relación de pareja y en el plano familiar. Ya que, una vez que tengas realmente claro todo aquello que te inspira, que valoras, que te mueve y que de verdad es especial para ti...

¡La información pertinente aparecerá mágicamente ante tus ojos!

 Y hasta que nos veamos de nuevo en nuestra próxima cita, simplemente recuerda que…

¡TÚ ERES, la llave del CAMBIO!

 


PrintView Printer Friendly Version

EmailEmail Article to Friend

References (2)

References allow you to track sources for this article, as well as articles that were written in response to this article.
  • Response
    Response: Cerame Kia
    see here for the best used Kia cars available
  • Response
    Response: Fleta
    I found a great...

Reader Comments

There are no comments for this journal entry. To create a new comment, use the form below.

PostPost a New Comment

Enter your information below to add a new comment.

My response is on my own website »
Author Email (optional):
Author URL (optional):
Post:
 
Some HTML allowed: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <code> <em> <i> <strike> <strong>
« El Poder De La Repetición | Main | ¡Ponte En Alerta! »