Buscar
¡Constantemente investigando, aprendiendo, evolucionando y compartiendo!

 

Disfruto cada día concentrándome en avanzar por encima y más allá de mis limitaciones, ampliando así mi visión del mundo y de la vida.

Disfruto también, compartiendo con los demás, mis conocimientos sobre la Ingeniería Del Cambio Emocional, la Programación Neuro-Lingüística y todo lo concerniente a la Nueva Psicología de Éxito y el Óptimo Rendimiento Humano.

Es un regalo para mí tener la oportunidad de estar, no sólo formando y motivando a los demás a través de los Cursos y Master Class que realizo, sino llevar a cabo también unas especiales sesiones terapéuticas para la mejora personal.

Si estás interesad@ en aprender más sobre como te podrían ayudar algunas de mis consultas privadas, contáctame directamente. Y si quieres conocer más sobre cualquiera de mis próximos eventos inscríbete aquí, o sígueme también en twitter.

 

Indice del Blog
martes
nov182014

3 Simples Pasos Para Persuadir

Durante los más de 20 años que llevo estudiando la persuasión humana, me he dado cuenta de que el proceso de influencia y persuasión sigue siempre el mismo esquema básico. Bien le preguntes a alguien en la calle por una dirección, o bien estés vendiendo un avión supersónico a un alto ejecutivo multimillonario, este esquema básico no cambia.

De acuerdo con las últimas investigaciones lingüísticas realizadas, toda conversación es persuasión. El principal propósito de la comunicación es persuadir. 

Cuando le paras a una persona por la calle, estás intentando persuadirle para que te dé la dirección correcta y puedas llegar así a tu destino. Cuando le pides a tu pareja que te pase la sal durante una comida, estás intentando influenciarle para que te ayude a conseguir lo que quieres.

Ahora bien, sé que hay mucha gente a quien se le retuercen las tripas al escuchar algo así. Muchas personas asumen que la persuasión es el proceso que emplean esos horripilantes vendedores insistentes que no aceptarán un “no" como respuesta. 

Pero la realidad es que, a menos que te encuentres ahí de pie, tu solo en medio de la calle hablándote a ti mismo, posees siempre algún tipo de intención. Puede que seas plenamente consciente de ella o no, pero esperas satisfacerla por medio de las palabras que salen por tu boca. 

A lo mejor tu intención es la de no aburrirte, o quizás tu intención sea pedirle el número de teléfono a una persona atractiva que has conocido en una fiesta, o puede que tu intención sea encontrar dónde ha dejado un compañero tuyo el rotulador azul, pero TIENES una intención.

Y la estructura básica de un proceso de persuasión exitoso es siempre la misma:

  1. Compenetración 
  2. Criterio 
  3. Transacción 

Algunas veces empleamos estos tres elementos conscientemente, pero muchas veces suceden a nivel inconsciente. En ocasiones, se presupone que ya existen, como por ejemplo cuando hablas con tus amigos o sonríes a un desconocido. Sin embargo, otras veces tienes que crearlos o evocarlos durante tu interacción con los demás.

Si te olvidas de alguno de ellos, probablemente te salga el tiro por la culata. Pero cuando cortésmente paras a una persona que va andando por la calle y comienzas tu conversación diciendo: “Disculpe…”, estás creando compenetración.

Cuando sonríes y dices: “Gracias”, estás asumiendo, en este caso, el criterio universal de la calidez y la amabilidad en la interacción humana.

La transacción es intercambiar lo que tú quieres por lo que ellos quieren. Cuando estabas en la calle, querías que te indicaran cómo llegar a tu destino. Y después de conseguir la dirección, le “pagaste” con una bonita, amigable y genuina sonrisa.

Si mantienes estos tres elementos presentes, nunca más te perderás en el proceso de persuasión. 

Así pues, asegúrate primero de entrar en su mundo y generar compenetración, averiguar después qué es lo que quieren, y encontrar luego la manera de estructurar el intercambio para que produzca siempre una situación GANAR/GANAR.

De esta manera todo el mundo se sentirá mejor y más contento, tus habilidades de persuasión se dispararán y serás a menudo aclamado como un héroe.

¿Puedes imaginarte ahora lo bien que te sentirás cuando mejores la calidad de tus relaciones y aumentes tus niveles de éxito y felicidad?

Y hasta que nos veamos de nuevo en nuestra próxima cita, simplemente recuerda que…

¡TÚ ERES, la llave del CAMBIO!


PrintView Printer Friendly Version

EmailEmail Article to Friend

References (2)

References allow you to track sources for this article, as well as articles that were written in response to this article.

Reader Comments

There are no comments for this journal entry. To create a new comment, use the form below.

PostPost a New Comment

Enter your information below to add a new comment.

My response is on my own website »
Author Email (optional):
Author URL (optional):
Post:
 
Some HTML allowed: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <code> <em> <i> <strike> <strong>
« Evitando Lo Inevitable | Main | Seguridad Total: Parte 2 »