Buscar
¡Constantemente investigando, aprendiendo, evolucionando y compartiendo!

 

Disfruto cada día concentrándome en avanzar por encima y más allá de mis limitaciones, ampliando así mi visión del mundo y de la vida.

Disfruto también, compartiendo con los demás, mis conocimientos sobre la Ingeniería Del Cambio Emocional, la Programación Neuro-Lingüística y todo lo concerniente a la Nueva Psicología de Éxito y el Óptimo Rendimiento Humano.

Es un regalo para mí tener la oportunidad de estar, no sólo formando y motivando a los demás a través de los Cursos y Master Class que realizo, sino llevar a cabo también unas especiales sesiones terapéuticas para la mejora personal.

Si estás interesad@ en aprender más sobre como te podrían ayudar algunas de mis consultas privadas, contáctame directamente. Y si quieres conocer más sobre cualquiera de mis próximos eventos inscríbete aquí, o sígueme también en twitter.

 

Indice del Blog
domingo
nov022014

Seguridad Total: Parte 1

¿Te has preguntado alguna vez por qué ciertas personas se sienten siempre seguras de sí mismas mientras que otras son inseguras por naturaleza?

Pues bien, esta es una pregunta que yo me he formulado repetidamente durante muchos años, ya que quería hallar obsesivamente la respuesta. Pero antes de que la comparta contigo, deberíamos comprender primero los procesos mentales tan rápidos que emplea el cerebro cuando entra en situaciones desconocidas. 

De entrada, a nuestro cerebro no le gusta trabajar duramente. De hecho, tenemos una combinación de patrones mentales ya programados, y unas experiencias de referencia aprendidas que nos ayudan a preservar nuestra energía mental. 

Así que, cuando te adentras en cualquier situación, tu cerebro hace un par de operaciones muy rápidas. La primera es buscar cualquier detonante innato que exista en ese ambiente, como por ejemplo una figura de autoridad o cualquier señal de “Prueba Social".  

¿Qué es exactamente la Prueba Social? Es una ley psicológica por la cual solemos considerar un comportamiento como apropiado, cuando vemos que otras personas ya lo han adoptado.

La segunda operación que realiza tu cerebro es comparar la situación que estás a punto de experimentar con cualquier otra cosa que hayas hecho en el pasado y que sea similar.

Todo esto sucede en menos de un segundo, y el resultado final es la “emoción”, el sentimiento que sientes con respecto a esa situación en particular. Miedo, alegría, aburrimiento, entusiasmo, etc.

Si no existen señales claras de autoridad, una estructura de prueba social, y solamente estás siendo testigo de lo que parece un grupo de personas dedicándose a sus asuntos, entonces accederás en ese momento a tu propia historia personal. 

Ahora bien, si esperas algo de esa situación, como conocer a gente nueva e interesante pero tú nunca has sido bueno desenvolviéndote en ese tipo de situaciones, puede que la “emoción" que te proporcione tu cerebro sea entonces de miedo, ansiedad o cualquier otro sentimiento incapacitante y limitador. 

Pero, incluso si nunca antes te has adentrado en una situación así para hablar con desconocidos con seguridad y confianza, todavía puedes aprender a generar automáticamente estos sentimientos, en lugar de volver a sentir miedo y ansiedad. Y lo puedes lograr, además, en cualquier situación o circunstancia de tu vida, no sólo cuando converses con extraños.

Y digo esto porque una de las operaciones que realiza tu cerebro exquisitamente bien es el proceso de generalizar. 

Es decir, si aprendes a abrocharte los botones de una camisa, puedes luego abrocharte todas las demás camisas. Si aprendes a montar en una bicicleta, puedes luego andar en casi todas las demás bicicletas. ¿No es cierto? 

Pues bien, este mismo proceso mental funciona igual con la sensación de seguridad. De hecho, es fácil exportar y generalizar sentimientos de una situación a otra. Por ejemplo, esa seguridad que sientes cuando hablas con cualquiera de tus amigos puede ser también trasladada a otras situaciones, como conversar con completos desconocidos o a cualquier otra situación de tu vida que consideres útil sentir confianza y seguridad.  

Claro que re-entrenar a tu mente no será algo instantáneo. Requiere algo de práctica y esfuerzo mental, pero no mucho. En la segunda parte de este artículo compartiré contigo una herramienta que te mostrará cómo lograrlo. Y con tan sólo dedicar unos minutos al día a realizar un entrenamiento mental concentrado, puedes obtener tremendos beneficios. 

¡Piénsalo!

¿Y si la seguridad fuera todo el combustible que necesitas para poner en marcha un nuevo impulso que te ayude a ir más allá de tus barreras actuales y descubrir así las infinitas posibilidades que te ofrece el milagro de la vida?

Y hasta que nos veamos de nuevo en nuestra próxima cita, simplemente recuerda que...

¡TÚ ERES, la llave del CAMBIO!

 

PrintView Printer Friendly Version

EmailEmail Article to Friend

Reader Comments

There are no comments for this journal entry. To create a new comment, use the form below.

PostPost a New Comment

Enter your information below to add a new comment.

My response is on my own website »
Author Email (optional):
Author URL (optional):
Post:
 
Some HTML allowed: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <code> <em> <i> <strike> <strong>
« Seguridad Total: Parte 2 | Main | Mejorando Tu Semana: Parte 3 »