Buscar
¡Constantemente investigando, aprendiendo, evolucionando y compartiendo!

 

Disfruto cada día concentrándome en avanzar por encima y más allá de mis limitaciones, ampliando así mi visión del mundo y de la vida.

Disfruto también, compartiendo con los demás, mis conocimientos sobre la Ingeniería Del Cambio Emocional, la Programación Neuro-Lingüística y todo lo concerniente a la Nueva Psicología de Éxito y el Óptimo Rendimiento Humano.

Es un regalo para mí tener la oportunidad de estar, no sólo formando y motivando a los demás a través de los Cursos y Master Class que realizo, sino llevar a cabo también unas especiales sesiones terapéuticas para la mejora personal.

Si estás interesad@ en aprender más sobre como te podrían ayudar algunas de mis consultas privadas, contáctame directamente. Y si quieres conocer más sobre cualquiera de mis próximos eventos inscríbete aquí, o sígueme también en twitter.

 

Indice del Blog
lunes
feb232015

En Busca Del Interruptor

¿Cuál es la diferencia entre alguien que no lee y alguien que no sabe leer?

Realmente... ¡Ninguna!

Cualquier habilidad resulta inútil a no ser que la apliques. Ahora bien, algunas personas se dicen a sí mismas cosas como: "Bueno, si quisiera podría pero ahora mismo no quiero".

Por ejemplo, mientras van andando por la playa durante un soleado día de verano ven a una persona atlética, con un cuerpo esbelto y bien esculpido. Y acto seguido, se imaginan con ese mismo cuerpo yendo al gimnasio, haciendo ejercicio, levantando algunas pesas y luego se dicen que realmente podrían hacer todo eso pero por alguna razón no quieren hacerlo. 

Ahora bien, existen muchas variaciones de esta misma situación, pero en realidad son todas iguales. Es decir, vemos algo que queremos, sabemos qué acciones emprender pero luego surge el miedo y sentimos la sensación de rechazo. Así que, nos inventamos una historia para narrárnosla a nosotros mismos que nos impide actuar. 

Resulta gracioso cuando identificamos este proceso en otras personas. Y hasta nos puede parecer ridículo al escucharles hablar. Pero cuando nos lo decimos a nosotros mismos, nos suena completamente lógico. 

El verdadero problema comienza cuando nos imaginamos nuestra situación actual y la comparamos con el resultado deseado. Ya que acto seguido, nos imaginamos el abismo que separa nuestro estado presente de nuestro objetivo. Y al observar esa gran distancia que debemos recorrer para conseguir lo que queremos, muchos son los que se imaginan que fracasarán miserablemente. ¿Te ha ocurrido esto alguna vez a ti? 

¿Y por qué es esto un problema para tanta gente? Piénsalo. Si ponemos nuestras miras en lo que queremos, pasamos a la acción y fracasamos, ¿qué dice esto sobre nosotros y sobre nuestra capacidad personal? Es mucho más seguro no dar esos pasos y justificar de algún modo nuestra condición actual.

Muchos de nosotros preferimos fingir que emprenderemos esas acciones "algún día" en el futuro cuando las condiciones X, Y y Z se den en nuestra vida. El único problema es que ese día nunca llega. 

Verás, existen dos grandes falacias en el argumento que te he presentado anteriormente. La primera es pensar que se requieren bastantes más pasos para ir desde donde estamos a donde queremos llegar. Y la segunda, que si no logramos inmediatamente lo que queremos, de alguna manera habremos "fracasado". Pero esto es totalmente ridículo. 

Imagina que te despiertas en la mitad de la noche y necesitas ir al baño. Te pones de pie y empiezas a tantear con tu mano la pared buscando el interruptor. Das manotazos por toda la pared hasta que palpas el marco de la puerta. Y acto seguido encuentras el interruptor y enciendes la luz. ¿Cuántos manotazos te han hecho falta? Probablemente muchos. Ahora bien, ¿quiere esto decir que cada manotazo que no aterrizó en el interruptor fue un completo fracaso? Sólo si de alguna manera te has convencido a ti mismo de que el Universo entero explotaría si no acertabas en tu primer intento con el interruptor.

Lo cierto es que, como seres humanos, las interacciones que tenemos con nuestro entorno y con el mundo que nos rodea son siempre así. Emprendemos la acción, obtenemos un resultado y luego, basado en ese resultado, volvemos a emprender la nueva acción correspondiente. Y durante todo el proceso continuamos redefiniendo y revaluando nuestro objetivo a fin de asegurarnos el triunfo que nos hemos marcado. Es la forma en la que está configurado nuestro cerebro.

En tal caso, ¿por qué no asumir el control de este proceso y empezar a dar a los eventos de tu vida significados más capacitadores? Piénsalo. ¿Y si en poco tiempo comenzaras a producir resultados más positivos, incluso en esas situaciones en que tus opciones de éxito parecían escasas o nulas? De hecho, cuando lo hagas, te verás más y más capaz para emprender las acciones adecuadas mientras das forma al mundo en el que deseas vivir.

Así que, ¿por qué no te brindas hoy la oportunidad que hará posible que el verdadero gladiador que vive en tu interior triunfe en cualquier situación?

Y hasta que nos veamos de nuevo en nuestra próxima cita, simplemente recuerda que…

¡TÚ ERES, la llave del CAMBIO!

 

PrintView Printer Friendly Version

EmailEmail Article to Friend

Reader Comments

There are no comments for this journal entry. To create a new comment, use the form below.

PostPost a New Comment

Enter your information below to add a new comment.

My response is on my own website »
Author Email (optional):
Author URL (optional):
Post:
 
Some HTML allowed: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <code> <em> <i> <strike> <strong>
« Tú Y Tus Miedos Imaginarios | Main | 3 Tipos De Resistencia Al Cambio »