Buscar
¡Constantemente investigando, aprendiendo, evolucionando y compartiendo!

 

Disfruto cada día concentrándome en avanzar por encima y más allá de mis limitaciones, ampliando así mi visión del mundo y de la vida.

Disfruto también, compartiendo con los demás, mis conocimientos sobre la Ingeniería Del Cambio Emocional, la Programación Neuro-Lingüística y todo lo concerniente a la Nueva Psicología de Éxito y el Óptimo Rendimiento Humano.

Es un regalo para mí tener la oportunidad de estar, no sólo formando y motivando a los demás a través de los Cursos y Master Class que realizo, sino llevar a cabo también unas especiales sesiones terapéuticas para la mejora personal.

Si estás interesad@ en aprender más sobre como te podrían ayudar algunas de mis consultas privadas, contáctame directamente. Y si quieres conocer más sobre cualquiera de mis próximos eventos inscríbete aquí, o sígueme también en twitter.

 

Indice del Blog
viernes
jul312015

Ordenando Tus Sueños...

Una de las habilidades que mejor se le da al cerebro humano es categorizar las cosas.

Por ejemplo, los científicos han descubierto que las culturas primitivas tienen una sabiduría inherente sobre las distintas especies de plantas. Saben, de forma intuitiva, qué plantas serán buenas como medicina, como alimento o como vestimenta, incluso cuando las ven por primera vez.  

Sorprendentemente, estas categorías que han desarrollado por medio de su instinto están muy cerca y encajan con bastante precisión con las categorías científicas. 

De hecho, uno de los Meta Programas que todos los seres humanos tenemos es el filtro que se encarga de categorizar tanto por semejanzas como por diferencias. 

¿Qué son los Metas-Programas? Son esos filtros mentales de percepción semi-permanentes que nos influyen momento a momento y, sobre todo, durante el proceso de tomar decisiones. 

Cuando miras a un grupo de vasijas expuestas en una vitrina, puede que te fijes automáticamente en las similitudes que todas ellas tienen entre sí. O puede que observes cómo son de variadas y te fijes en las diferencias que existen entre una vasija y otra. 

Descubrir cuáles son tus propios filtros de percepción inconsciente puede ayudarte a mejorar, en gran medida, en las áreas más importantes de tu vida. Ya que, categorizar por similitudes ciertas experiencias de tu existencia puede ser a veces de gran utilidad. Sin embargo, en otros casos es mejor hacerlo por diferencias. 

Por ejemplo, si a menudo tienes mala suerte encontrando a la pareja adecuada, puede que estés buscando cosas en común cuando deberías estar explorando para encontrar diferencias. 

La definición de locura en los años cincuenta era: “Hacer lo mismo una y otra vez y esperar un resultado diferente”. 

Una buena forma de salir de cualquier pozo oscuro es a través de crear un gran impacto mediante un cambio significativo. Pero, no me refiero a generar algo extraordinario, como podría ser mudarte a otra ciudad (aunque en ciertos casos, algo así podría ser realmente útil). Sino más bien, reordenar por ejemplo todos los muebles de tu casa o cambiar todo lo que puedas de tu horario, de tu rutina diaria.

Esto puede agitar de forma notable tu forma de ver el mundo y alterar también la relación que tienes cada día con tu entorno. Te puede ofrecer la oportunidad de empezar ver las cosas de forma distinta. La oportunidad de ver, no sólo las cosas que te son útiles sino descubrir también eso que te ha estado haciendo tropezar.

Cuando intentamos materializar algo, a menudo pasamos por alto dos áreas cruciales. Una de ellas es a lo que tendremos que renunciar si conseguimos lo que queremos. Y la otra, aquello que tendremos que asumir y aceptar cuando lo alcancemos. 

Se dice que hay dos tragedias en la vida. Una es no obtener lo que quieres. Y la otra es conseguirlo. 

¿Por qué?

Bueno, si nunca obtienes lo que quieres o si ni siquiera lo intentas, pues “no mola mucho”. ¿Cierto?

Pero si lo consigues, ¿entonces qué? ¿Te hechas en el sofá a ver la tele? ¿Bajas al bar a jugar a las cartas con tus colegas?

Lo cierto es que cuando más felices nos sentimos los seres humanos es cuando estamos persiguiendo nuestros sueños. Cuando emprendes apasionadamente la acción, midiendo tus resultados y acercándote más y más a tu sueño. 

Piensa en esto por un momento. Tienes este GRAN objetivo que te está esperando ahí afuera, lo ves claramente en el centro de tu campo de visión, justo delante tuya. Y has estimado que te puede tomar un par de años o tres alcanzarlo. Así que, emprendes la acción y comienzas a aproximarte cada vez más. Y de repente, te percatas de algo maravilloso.

Tu objetivo inicial ya no es lo suficientemente grande y decides que cuanto más te acercas a él, más enorme lo haces a medida que lo empujas hacia el horizonte. Y cuanto más lejos lo colocas y más gigante, claro y luminoso se vuelve, más motivado te sientes por alcanzarlo.

Ahora bien, si todavía no has elegido un gran sueño con el que te sientas estimulado con tan sólo pensar en él, y si no tienes aún un propósito inspirador que lo acompañe, ¿qué pasaría si lo tuvieras? ¿No crees que deberías?

Imagina ahora lo emocionante que será para ti despertar cada mañana cuando por fin lo tengas y lo hayas definido claramente de forma estimulante. Imagina lo inspirado que te sentirás cada día persiguiéndolo hasta conseguirlo, y la sensación de triunfo que inundará todo tu cuerpo mientras te marcas motivado tu siguiente gran sueño.

Y hasta que nos veamos de nuevo en nuestra próxima cita, simplemente recuerda que…

¡TÚ ERES, la llave del CAMBIO!


PrintView Printer Friendly Version

EmailEmail Article to Friend

Reader Comments

There are no comments for this journal entry. To create a new comment, use the form below.

PostPost a New Comment

Enter your information below to add a new comment.

My response is on my own website »
Author Email (optional):
Author URL (optional):
Post:
 
Some HTML allowed: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <code> <em> <i> <strike> <strong>
« El Poder Del Coco | Main | La Felicidad... »