Buscar
¡Constantemente investigando, aprendiendo, evolucionando y compartiendo!

 

Disfruto cada día concentrándome en avanzar por encima y más allá de mis limitaciones, ampliando así mi visión del mundo y de la vida.

Disfruto también, compartiendo con los demás, mis conocimientos sobre la Ingeniería Del Cambio Emocional, la Programación Neuro-Lingüística y todo lo concerniente a la Nueva Psicología de Éxito y el Óptimo Rendimiento Humano.

Es un regalo para mí tener la oportunidad de estar, no sólo formando y motivando a los demás a través de los Cursos y Master Class que realizo, sino llevar a cabo también unas especiales sesiones terapéuticas para la mejora personal.

Si estás interesad@ en aprender más sobre como te podrían ayudar algunas de mis consultas privadas, contáctame directamente. Y si quieres conocer más sobre cualquiera de mis próximos eventos inscríbete aquí, o sígueme también en twitter.

 

Indice del Blog
martes
jun142016

Algunos De Nuestros Miedos...

¿Cuál es la diferencia entre el miedo a triunfar y el miedo al fracaso?

Uno de los objetivos más comunes y universales en esta época del año es el de perder peso para tener un cuerpo más atractivo y lucirlo luego en la playa o en la piscina.

Cuando hablamos del miedo al fracaso, sería el de la persona que lo ha intentado “supuestamente” todo pero nada le ha funcionado para alcanzar este objetivo. Así que, no le queda más remedio que aceptarse como es.

Ahora bien, esto en sí mismo no tiene nada de malo. De hecho, la auto-aceptación es un pilar fundamental para crear una buena salud emocional. Pero como cualquier otra cosa en la vida, también puede usarse indebidamente. Y, normalmente, suele emplearse como excusa. 

Si uno realmente quiere ponerse en forma o iniciar una dieta para perder peso, pero haga lo que haga no parece avanzar en esa dirección, una situación así sería dolorosa, frustrante y hasta devastadora para algunos.

Así que las personas tenemos miedo a intentarlo porque en la trasera de nuestra mente existen pensamientos del tipo: “Si lo doy todo y luego fracaso, ¿que diría eso sobre mí, sobre mi persona y sobre mis capacidades como ser humano?” 

¿Me sigues hasta aquí?

Por otro lado, está el miedo a triunfar. Y este proceso mental es algo más complicado y un poco más insidioso. 

Imagina que alguien está gordo y realmente quiere perder unos cuantos kilos. Pero luego comienza a tener algo de éxito y abandona. Lo que algunos llamarían: Auto-sabotaje. 

¿Por qué abandonan?

Quizás porque piensan que tener una mejor apariencia física hará que otras personas se sientan atraídas hacia ellos, y quieran aproximarse para entablar una conversación. Pero, ¿qué pasaría si algo así ocurriera y luego el sentimiento de atracción no es recíproco? A lo mejor porque no les gusta la personalidad de esa otra persona. ¿Entonces qué? ¡Oh, Dios mío! ¿Cómo salgo de una situación así sin dañar a la otra persona? ¿Y cuántas veces al día voy a tener que lidiar con este mismo problema?

O, supón que existen varias actividades que quieren lograr (obtener un nuevo trabajo, salir de una relación abusiva, sacarse un titulo universitario, etc.) pero han decidido que harían todo esto sólo después de haber perdido peso. Lo cuál significa que si logran alcanzar su peso ideal, tendrán entonces un montón más de acciones y actividades que emprender. Lo cuál creará un nivel de riesgo aún mayor. Y eso significa un mayor potencial de rechazo. 

Como puedes ver, tanto el miedo al “rechazo” como el miedo al “fracaso” se esconden entre muchos de nuestros “auto-sabotajes”. 

Si emprendemos ciertas acciones y fracasamos… Eso es, simplemente, un fracaso. Pero si intentamos algo y triunfamos, normalmente esto (de alguna manera) se traduce a estar expuestos a más gente. Lo cuál hace surgir de nuevo el miedo al rechazo. 

Encontrarás a estas dos fuerzas gemelas (miedo al rechazo / miedo al fracaso) detrás de muchos auto-sabotajes. 

Pero cuando realmente entiendes lo que significa ser humano, comenzarás a darte cuenta de que ambos son imposibles. La única manera de fracasar es dejar de intentarlo. Y como nadie conoce el verdadero potencial de tu Ser (ni siquiera tú), sólo poseen una diminuta idea, tanto de ti como de tu comportamiento. Los cuáles se filtran a través de sus propios miedos. 

Así que, si rechazan algo de lo que les has dicho, no te están rechazando a ti. Están rechazando sólo SU “idea” sobre ti. Y que ha sido filtrada, además, a través de sus miedos, dudas e incertidumbres personales.

Ahora bien, estas dos ideas tienen sentido a un nivel lógico y consciente. Pero, ¿cómo las sientes a un nivel instintivo? ¿Cómo las sientes en lo más profundo de tus entrañas?

La buena noticia es que puedes entrenar y mejorar tu actual forma de pensar al igual que aprenderías un arte marcial. Una vez que has repetido cierto movimiento lo suficiente, se vuelve luego algo automático y natural.  

Pues bien, cuando practicas y repites los patrones correctos de pensamiento durante el tiempo y las veces suficientes, también se convertirán en algo instintivo, ayudándote a mejorar tu vida y experimentar cada día las victorias que te mereces!

Y hasta que nos veamos de nuevo en nuestra próxima cita, simplemente recuerda que…

¡TÚ ERES, la llave del CAMBIO!

 

PrintView Printer Friendly Version

EmailEmail Article to Friend

References (3)

References allow you to track sources for this article, as well as articles that were written in response to this article.

Reader Comments

There are no comments for this journal entry. To create a new comment, use the form below.

PostPost a New Comment

Enter your information below to add a new comment.

My response is on my own website »
Author Email (optional):
Author URL (optional):
Post:
 
Some HTML allowed: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <code> <em> <i> <strike> <strong>
« Consejos Doy... | Main | La Marioneta »