Buscar
¡Constantemente investigando, aprendiendo, evolucionando y compartiendo!

 

Disfruto cada día concentrándome en avanzar por encima y más allá de mis limitaciones, ampliando así mi visión del mundo y de la vida.

Disfruto también, compartiendo con los demás, mis conocimientos sobre la Ingeniería Del Cambio Emocional, la Programación Neuro-Lingüística y todo lo concerniente a la Nueva Psicología de Éxito y el Óptimo Rendimiento Humano.

Es un regalo para mí tener la oportunidad de estar, no sólo formando y motivando a los demás a través de los Cursos y Master Class que realizo, sino llevar a cabo también unas especiales sesiones terapéuticas para la mejora personal.

Si estás interesad@ en aprender más sobre como te podrían ayudar algunas de mis consultas privadas, contáctame directamente. Y si quieres conocer más sobre cualquiera de mis próximos eventos inscríbete aquí, o sígueme también en twitter.

 

Indice del Blog
miércoles
jul082015

7 Simples Claves Para Tomar Mejores Decisiones

¿Te has fijado cómo algunas personas les resulta fácil el proceso de tomar decisiones mientras que otras tienden a posponerlas, y a veces durante mucho tiempo?

Ah! Decisiones, decisiones, decisiones…

No te tienen que gustar ni dejar de gustar, simplemente tienes que volverte bueno tomándolas.

Y ya que cualquier proceso de cambio empieza siempre con una nueva decisión, me parecía útil dedicar hoy un tiempo a explorar nuestras habilidades con respecto al proceso de decidir. 

Cuando uno tiene que tomar decisiones en situaciones determinantes de su vida, puede ser algo duro y difícil para todos. Ya que la elección que escojas no sólo afectará a tu propia vida, sino que influirá también en la vida de todos aquellos que vivan a tu alrededor. 

Si nos paramos a pensar en esos momentos importantes de nuestra existencia en los que nos han salido mal las cosas, descubriremos que nuestros mayores arrepentimientos provienen, a menudo, de las malas decisiones que hemos tomado. 

Por esta razón, quiero compartir ahora contigo siete factores que podrían ayudarte a tomar mejores decisiones en el futuro.

1. El primer paso y el más importante en cualquier proceso de decisión es tener claro lo que quieres (Tu Resultado) y por qué lo quieres (Tu Intención). ¿Qué quieres exactamente y cómo sabrás que lo has logrado? Es decir, ¿cuál será tu proceso de confirmación que te dejará saber que has llegado a tu destino? Y luego, debes de clarificar también: ¿Por qué quieres eso en realidad? ¿Qué es lo que te va aportar a tu vida avanzar en esa dirección? 

2. Una decisión efectiva está basada en las probabilidades de los resultados y en el valor de los resultados, y no en la emoción que sientas tú en ese preciso momento. Recuerda, las decisiones están basadas en la probabilidad. Rara vez tendrás el lujo de saber, con una certeza total, el desenlace. Todo proceso de decisión acarrea consecuencias —  Y ese es su gran poder. Sin embargo y como bien sabes, fracasar a la hora de tomar una decisión inteligente y oportuna puede acarrear también consecuencias severas, tanto para individuos como para colectivos, familias y empresas en el mundo laboral.  

3. Si eres bueno en cierta área de tu vida, entonces toma decisiones rápidamente. Si no lo eres, obtén primero los datos. Como dijo el exitoso empresario y famoso presidente de la ITT Company, Harol Geenen: “Obtenga los datos, todos los datos, porque los datos no mienten”.

4. No tomes las decisiones importantes en tu mente. Esto genera un “Proceso de Bucle Interno” que a menudo te impide o dificulta que tomes decisiones de forma eficaz. Además, este bucle interminable, si lo perpetúas lo suficiente, puede acabar volviéndote loco. Piensa siempre sobre el papel. Todas las decisiones difíciles y determinantes deben de tomarse en papel. Es decir, escribe primero todas las opciones, soluciones y los datos relevantes. Porque en muchos casos, cuando los veas escritos en papel, la solución que buscas puede estar mirándote directamente a los ojos. 

5. El proceso de tomar decisiones es sólo el proceso de Clarificar Valores. A menudo, tendrás varios resultados que quieres lograr simultáneamente. Así que, debes tener claro el orden de importancia que cada uno de estos resultados tiene para ti. Escribe pues el nivel de importancia de cada uno de los pros, los contras y todos sus respectivos beneficios y sus consecuencias. ¿Qué es mejor? ¿Estar en una oficina amplia de cinco salas o tener el despacho ubicado justo en medio de la transitada zona comercial?

6. Toma sólo una decisión a la vez. No permitas que las decisiones se vayan acumulando y te obliguen luego a tomarlas todas de golpe y con urgencia. 

7. Finalmente, toma una decisión y acto seguido ejecútala. Recuerda, nunca sabrás con total certeza que has escogido la decisión correcta, pero una vez la tomes, comprométete al cien por cien con ella hasta que tenga sentido para ti volver a cambiar de rumbo. 

Así pues, ¿y si te brindaras hoy mismo la oportunidad de aplicar algunas de estas directrices y empezaras tomar, sistemáticamente, mejores decisiones? ¿Crees que merecería la pena poner a prueba estos principios, aunque sólo sea durante las cuatro siguientes semanas? ¡Piénsalo! ¿Qué tienes que perder? Y, ¿qué supondría para ti la posibilidad de crear mayores triunfos que mejoren la calidad de tu vida

Y hasta que nos veamos de nuevo en nuestra próxima cita, simplemente recuerda que...

¡TÚ ERES, la llave del CAMBIO!


miércoles
jun242015

Creando Un Deseo Ardiente...

Es ya bien sabido que marcarse un gran objetivo convincente e inspirador para tu vida no sólo es importante sino determinante en muchos aspectos. 

En el famoso y ya legendario libro “Piense Y Hágase Rico”, el autor Napoleón Hill habla precisamente de cómo lograr esto por medio de desarrollar un "Ardiente Deseo”.

¿A qué se refiere exactamente con: “Ardiente Deseo"? Simplemente, si uno quiere de verdad conseguir lo que se ha propuesto, debe entonces desarrollar un nivel de deseo tan fuerte e imparable que le permita superar una y otra vez cualquier obstáculo que la vida lance en su camino, por muy grande que éste sea.

Por ejemplo, si vas andando por la calle y te topas con un montón de bolsas de basura apiladas y malolientes que cubren toda la acera y te bloquean el paso, probablemente decidirías seguir avanzando por una calle distinta. 

Pero si supieras que hay una gran maleta repleta de billetes de 500 en medio de esa calle, no vacilarías ni un segundo en escalar toda esa montaña de basura para llegar finalmente hasta el dinero.

Pues bien, por esta razón es tan importante crear y mantener este nivel álgido de deseo en tu interior. Porque cuanto más fuerte sean tus ansias por alcanzar el éxito más fácil te resultará superar los obstáculos que aparecerán durante el camino. Y te digo esto porque desde luego que surgirán los inevitables problemas y las zancadillas que te harán tropezar. Después de todo, si fuera tan fácil lograr nuestros sueños, no sería nada divertido alcanzarlos.

Ahora bien, una manera de desarrollar un deseo ardiente es simplemente dedicar unos pocos minutos cada día a visualizar tu objetivo. Pero por desgracia, existen algunas personas en este mundo que mal entienden el significado de esta frase. Piensan que todo lo que uno necesita hacer para lograr su objetivo es sólo visualizarlo durante el suficiente tiempo, y luego aparecerá como por arte de magia. Cuando, de hecho, es el proceso de visualizar lo que te da el impulso para salir a la calle plenamente motivado a perseguirlo.  

Hay muchas personas en este planeta que la vision de una vida mejor les da la fuerza, el coraje y la determinación para superar retos verdaderamente increíbles. Piensa por ejemplo en los subsaharianos y en todos los desafíos que tienen que pasar para llegar a europa en una patera… Algunos de ellos hasta mueren por el camino. Y aún sabiendo lo desafiante que va a ser su odisea, lo único que les mantiene motivados y avanzando hacia su sueño es este deseo llameante que habita en su interior. El deseo de querer alcanzar una vida mejor. Ése es el poder del espíritu humano en acción... ¡El mismo espíritu humano que reside ya en ti! 

Con el suficiente nivel de deseo puedes lograr en la vida casi cualquier cosa que te propongas. Y si te has marcado un gran objetivo, por supuesto que te tomará tiempo. Y quizás más del que esperas. Y por supuesto que será difícil, y quizás más de lo que esperabas. Y por su puesto que habrá obstáculos en el camino, y quizás bastantes más de los que esperabas. Pero este es, exactamente, el propósito de la vida misma. Desarrollar una gran visión convincente e inspiradora de lo que queremos y luego decidir perseguirla. Porque lo importante no es tanto lograr finalmente tu sueño sino, más bien, en quién te has convertido para conseguirlo. 

Piensa ahora por un momento. ¿Qué quieres lograr en tu vida? ¿Te lo puedes imaginar de forma nítida, colorida e irresistible? ¿Te sientes completamente excitado cuando piensas en ello? ¿Reflexionas en todo momento sobre ello cuando estás parado en un semáforo, cuando te encuentras dentro de un ascensor o cuando estás esperando en la cola del supermercado?

Pues quizás deberías… Porque cuanto más grabes a fuego este deseo en tu mente y en tu corazón, mayor será también tu nivel de ingenio, claridad e inspiración para seguir avanzando infatigablemente hasta lograrlo.

El éxito te pertenece y te está esperando ya con los brazos bien abiertos. ¿Por qué no aumentar entonces ese grado de deseo y emprender ya tu viaje hacia un futuro esplendoroso y prometedor?

Y hasta que nos veamos de nuevo en nuestra próxima cita, simplemente recuerda que… 

¡TÚ ERES, la llave del CAMBIO!


jueves
jun112015

Tesoros Por Todas Partes

Existen dos formas de pensar en la suerte.

La manera “real’ y la mágica.

Por su puesto, esta es una forma extrema de pensar sobre ello. Ya que cualquier evento en la vida que pueda considerarse como “fortuito”, contiene ambos elementos.

Una definición clásica de suerte es cuando la preparación se encuentra con la oportunidad. Suena bastante bien, pero es una descripción demasiado vaga. ¡Piénsalo! La suerte normalmente ocurre cuando no la esperas. Y si no la estabas esperando, ¿cómo exactamente te vas a preparar?

Pues bien, una posible manera es por medio de desarrollar ciertas "meta" habilidades. ¿Qué quiero decir exactamente?

  • Aprender a tocar la guitarra es una habilidad pero aprender a aprender, es una "meta" habilidad. 
  • Acercarte a una persona desconocida en la calle para venderle algo es una habilidad, mientras que sentirte cómodo hablando con desconocidos es una “meta” habilidad. 
  • Realizar un trabajo por primera vez es una habilidad, mientras que sentirte cómodo en situaciones desconocidas sabiendo que eventualmente lograrás tu objetivo, es una “meta” habilidad. 

Piensa ahora en las oportunidades de la vida. Por ejemplo, si tuvieras mucha hambre mientras andas por la calle y, de repente, ves un gran cartel publicitario que dice: “COMIDA AQUÍ”, eso sería una oportunidad. ¿No es cierto?. O, si estás andando por una concurrida avenida y ves que a tu derecha hay una pequeña calle que parece tener algunos interesantes restaurantes y sitios para comer, podríamos considerar eso también como una oportunidad.

Ahora bien, si piensas en algunas de las mejores experiencias que has tenido en tu vida, probablemente reconozcas que no te las brindaron en una bandeja de oro, y en donde lo único que tuviste que hacer fue alargar la mano para cogerlas. Probablemente, necesitaste ponerte en marcha, dar ciertos pasos y emprender la acción, habiendo momentos de incertidumbre y un montón de otras cosas que ocurrieron y que, además, nunca podrías haber predecido. ¿No es cierto? 

Mucha gente cuando piensa en tener un golpe de suerte se imaginan ganando la lotería o "siendo descubiertos” por un famoso productor de cine o por una importante casa de discos. 

Pero de hecho, la gente considerada "con suerte" posee una mentalidad especial, una actitud peculiar frente al mundo. No esperan sentados a que la vida les coloque algo en su regazo, sino que poseen la auto-confianza y la mentalidad abierta para darse cuenta de que las cosas en este mundo están hechas para ser descubiertas.

Después de todo, si no estuvieran “ocultas", no serían realmente un tesoro. 

Pero cuando decides realizar un pequeño cambio en tu mentalidad y tener la disposición para adentrarte en esas calles laterales de tu vida que “podrían" contener algo interesante, puede que descubras que algo mágico ocurrirá. Te darás cuenta de que realmente los tesoros existen… ¡Y se encuentran además por todas partes!

Así pues, ¿qué nuevos cambios podrías realizar hoy mismo en tu propia mentalidad para empezar a disfrutar más de los incontables tesoros que existen ya a tu alrededor?

Y hasta que nos veamos de nuevo en nuestra próxima cita, simplemente recuerda que…

¡TÚ ERES, la llave del CAMBIO!

 

lunes
may182015

Triunfar A Través De Los Fracasos. 

 Tropezar, caerse, fracasar... Todo ello forma parte del camino hacia el éxito. 

¿Y qué es el éxito?

Pues depende. Para algunas personas puede ser acumular grandes cantidades de dinero y fama, para otras quizás sea conseguir hoy algo de comer. Para algunas puede ser encontrar a la pareja ideal y formar luego una familia, mientras que para otras el éxito quizás sea tener una mascota, abrir un restaurante o escalar la cima del Everest.

La definición del éxito puede ser tan amplia como el número de personas que habitan en este planeta.

Para mí, la definición de éxito es muy sencilla: “Conseguir lo que quieres”. 

Eso es lo que el éxito significa para mí. Ni más, ni menos. Si te marcas un objetivo y lo consigues... ¡Ya has triunfado!

Ahora bien, aunque ni tú, ni yo, ni nadie en este mundo nos libraremos de meter la pata durante el camino hacia nuestros objetivos. De hecho, cada triunfador la mete y, además, en muchos casos la mete hasta el fondo. Todos los hombres y mujeres de éxito que he estudiado durante los últimos 25 años tienen su propio historial de fracasos. 

En el caso de Henry Ford, sus dos primeras empresas automovilísticas fracasaron. Eso no le impidió crear la Ford Motor Company y ser el primero en el mundo en aplicar la línea de montaje de fabricación para la producción de automóviles asequibles a lo largo y ancho del planeta. 

O el caso de Walt Disney, que empezó su propio negocio desde el garaje de su casa, y su primera producción de dibujos animados fue un fallo memorable.

O el caso de Oprah Winfrey, que fue despedida de su trabajo como reportera de televisión porque le dijeron que no reunía las condiciones para estar en pantalla. Pero Winfrey se recuperó, para convertirse luego en "La Reina De La Tele" en EEUU con sus programas de máxima audiencia. Además, es multimillonaria.

O el caso de Michael Jordan, antes de unirse a la NBA, era una persona común y corriente; tan común, que fue apartado del equipo de baloncesto de la escuela debido a su “falta de habilidad”.

O, el caso de Ludwig Van Betoveen, antes del inicio de su carrera, el profesor de música de Beethoven dijo una vez de él: “como compositor, no tiene remedio“. Y durante su carrera perdió la audición, pero se las arregló para seguir componiendo y produciendo buena música que muchos seguimos disfrutando hasta el día de hoy.

O, el caso de J.K. Rowling, que estaba en el paro, divorciada y criando su hija gracias a la seguridad social mientras escribía el primer libro de Harry Potter. Ahora es internacionalmente conocida por los 7 libros que forman la saga de Harry Potter, y es multimillonaria gracias a la escritura.

O, el caso de Steve Jobs, que a los 30 años de edad se quedó devastado y deprimido en 1985 tras ser apartado de Apple, (compañía que él mismo comenzó) después de una lucha de poder con el Consejo de Administración. 

O, el caso de Steven King y su primer libro, “Carrie”, que fue rechazado 30 veces. Y que, después de tal fracaso decidió tirarlo a la basura. Pero fue su esposa quien lo recuperó de la papelera y le animó a intentarlo de nuevo.

Como ves, las biografías de gente exitosa están llenas con historias de fracasos.  

No se trata de no fracasar, sino de seguir progresando hasta que triunfas. Y luego, seguir avanzando incluso más allá de esa nueva realidad. 

Recuerda, el éxito no consiste en ser el mejor, sino en estar siempre mejorando. La gente de éxito no es que fracase menos que la persona promedio. Es sólo que ellos convierten sus fracasos en oportunidades, transforman sus derrotas en ocasiones de las que pueden aprender, crecer y mejorar para llegar finalmente a su destino. 

Convertir los fracasos en oportunidades es una de esas lecciones que nadie te puede regalar en una bandeja de plata. Ya que tiene que ver con tu propia preparación, tiene que ver con que hayas establecido antes un verdadero compromiso con tu perpetua mejora personal. Y de este modo, cuando la derrota aparece y te da un bofetón con la mano abierta, la reconoces como una situación en la que se esconde un valioso regalo, un lingote de oro que te permitirá aprender una importante lección (si es que tú te lo permites).  

Piensa por un momento. ¿Y si de ahora en adelante cuando creas que has “fracasado” te empezaras a formular algunas estimulantes preguntas mientras consideras además las expectativas que habías sostenido con respecto a tu objetivo?

Por ejemplo

  •  ¿Qué esperabas que sucediera en esta situación?
  •  Y, ¿qué has estado haciendo tú para permitir que estos resultados ocurran?
  •  ¿Qué te ha faltado?¿Qué habías pasado por alto?
  •  ¿Qué necesitas hacer, a partir de ahora y de forma distinta, para convertir esta situación en una nueva oportunidad de mejora, conduciéndote rápidamente así hacia los resultados que deseas? 

Cuando dejas de estancarte en el pensamiento: “He fracasado...”, y comienzas a focalizar tu atención en el lingote de oro que se esconde siempre en cada decepción, empezarás a identificar con mayor eficacia, no sólo aquellos elementos que te faltaban dentro de tu estrategia de acción, sino que descubrirás además los nuevos pasos que necesitas emprender para acercarte más a tu objetivo. Y cuanto más te adueñes de esta nueva mentalidad, más rápidamente expandirás tu capacidad de superar los fracasos a medida que mejoras también la calidad de tus resultados.

Pero verás, usar los fracasos como un trampolín al éxito es una decisión que sólo depende de ti, una decisión que está al 100% en tus manos. Muchas personas exitosas ya lo han hecho antes que tú a lo largo de los siglos, y estoy seguro de que tú también puedes hacerlo. ¡Y hacerlo exquisitamente bien!

Así que, la pregunta que me queda por hacerte es, ¿cuándo vas a empezar? 

Y hasta que nos veamos de nuevo en nuestra próxima cita, simplemente recuerda que… 

¡TÚ ERES, la llave del CAMBIO!

 

miércoles
may062015

Eliminando La Frustración

Si quieres saber cómo tratar mejor con tus frustraciones, debes revisar primero cuáles eran tus expectativas. Tus expectativas sobre el proceso de planificación, lo que estabas pensando acerca del tiempo que te iba a costar, los recursos que necesitabas y el esfuerzo que te iba a suponer alcanzar tu objetivo. 

Las expectativas erróneas son la madre de toda frustración.

Si realmente quieres eliminar la frustración de tu vida necesitas entonces llevar un registro. Registrar en tu diario personal lo que en un principio habías planificado, lo que pensabas que iba a suceder, con lo que finalmente pasó.

Y a medida que comienzas a rectificar cómo has estado creando tus expectativas, descubrirás que irás potenciando tus talentos para desarrollar una planificación que está más alineada con la "realidad".

¿Por qué hacer todo esto? Porque es a través de este proceso que descubrimos “las brechas” entre lo que pensábamos que iba a ocurrir, y lo que en realidad sucedió. 

Al concentrarnos en las diferencias, y al focalizar nuestra atención en “las brechas”, podemos encontrar dónde estaba realmente el desfase. Esta información es clave porque nos da la retroalimentación que necesitamos para reducir o eliminar la frustración en cualquier parcela de nuestra realidad.

Por ejemplo: ¿Qué te condujo a asumir que te iba a costar sólo 10 días en vez de 30? 

ESE es el pensamiento que necesita ser “ajustado”. 

Considera ahora por un momento. ¿Y si a partir de hoy comenzaras a prestar más atención a las expectativas que sostienes con respecto a las personas de tu alrededor, tus objetivos, tu vida laboral, tus relaciones de pareja, tu cuerpo físico, las conductas de los demás, etc.? ¿No te parece que identificarías más rápida y fácilmente la verdadera fuente de tus frustraciones?

Albert Einstein afirmó: "Mantén ambiciones grandes, expectativas moderadas y necesidades pequeñas".

Cuando aprendas a diseñar mejor tus expectativas descubrirás que puedes reducir o incluso hasta eliminar tus niveles actuales de frustración. Y al mismo tiempo ganarás confianza, tendrás una mayor motivación para seguir adelante, y aprenderás a trazar también planes de acción inteligentes que te ayudarán a sentir más alegría, crear nuevos triunfos y disfrutar cada día de un nivel de prosperidad superior.

Así que, ¿por qué no lo pruebas?

Y hasta que nos veamos de nuevo en nuestra próxima cita, simplemente recuerda que...

¡TÚ ERES, la llave del CAMBIO!


viernes
abr242015

Un Buen Simulacro

La mente y el cuerpo son parte de un sistema cibernético. 

¿Qué quiere decir esto? Que la mente influye sobre el cuerpo, y el cuerpo influye sobre la mente. 

De hecho, podemos “pretender” o hasta incluso “fingir” tener confianza por medio de revivir en nuestra mente experiencias de confianza, y nuestro cuerpo adoptará, seguidamente, una fisiología de auto-confianza. 

O, si adoptamos también una fisiología o postura corporal de confianza, nuestra mente ajustará las cualidades de las imágenes, sonidos y sentimientos para que se asemejen a las de la confianza. 

Este hecho era bien conocido por  William James, famoso y brillante filósofo estadounidense y profesor durante muchos años en la Universidad de Harvard, que afirmaba ya hace más de un siglo: “La creencia es la creadora del hecho real”.

Ahora bien, ¿cómo podemos aprovechar esta información para mejorar hoy mismo la calidad de nuestra vida?

Sencillo. Por medio de “pretender” o “fingir” cualquier emoción hasta llegar a dominarla. 

Por ejemplo, puedes pretender sentirte seguro de ti mismo y descubrirás en poco tiempo que te has olvidado de que estabas fingiendo. Tanto la seguridad, la determinación como la auto-confianza son hábitos que pueden acabar instalándose en tu sistema nervioso como otra opción más de conducta. De hecho, es exactamente el mismo proceso de instalación que ha seguido el miedo, la duda o la incertidumbre para llegar, en ciertos momentos, a formar parte de tu realidad.

Verás, tanto el miedo como la confianza son sólo formas habituadas de pensar, sentir y actuar. Y, como cualquier otro hábito de la conducta humana, se puede crear, fortalecer, debilitar o eliminar.

Ahora bien, cuanto más tiempo te pases durante el día “fingiendo” que te sientes seguro de ti mismo, más rápidamente se instalará el sentimiento de confianza como otro hábito más de tu personalidad. Un nuevo hábito que pasará a formar parte de tu nueva identidad. 

¿Te acuerdas de esos momentos cuando eras niño y jugabas a indios y vaqueros, o a hadas y princesas? Todos sabemos que los niños tienen una gran imaginación que les permite jugar y disfrutar fingiendo y pretendiendo ser cosas que no son. Mi invitación para ti, el día de hoy, es que decidas “fingir” tener la confianza y la seguridad en ti mismo antes de que realmente la tengas. 

¡Piénsalo! 

Imagina que tienes ahora diez veces más seguridad y confianza de lo que jamás hayas sentido mientras respondes a las siguientes preguntas:

  • ¿Cómo estarías moviéndote de forma diferente ahora mismo?
  • ¿Cómo sería de diferente ahora mismo tu postura corporal?
  • ¿Cómo de distinto sonaría ahora tu diálogo interno?
  • ¿Cómo estarías ahora mismo hablándoles a los demás?
  • ¿Qué imágenes o películas estarías proyectando ahora mismo en tu mente que instantáneamente harán que te sientas diez veces más seguro y confiado?
  • ¿Qué voces y sonidos estarías escuchando ahora mismo en tu mente que instantáneamente harán que te sientas diez veces más seguro y confiado?
  • ¿Qué tipo de sentimiento de seguridad y confianza experimentarías ahora mismo en tu cuerpo al sentirte diez veces más seguro y más confiado?
  • ¿En qué parte de tu cuerpo estarías sintiendo primero esa sensación de seguridad y confianza?
  • ¿Y qué ocurriría en tu cuerpo si duplicas ahora mismo esta poderosa sensación de seguridad y confianza? 

Sólo por el mero hecho de responder a estas preguntas, puede que descubras que tus niveles de confianza ya han aumentado. Y cuando tu seguridad y confianza se potencian, es fácil olvidar que estás fingiendo mientras te encuentras pasando rápidamente a la acción. 

¿Te puedes imaginar ya avanzando poderosamente hacia tus objetivos? Y a medida que te ves actuando ahora de esta nueva manera, ¿no te parece más útil pensar así?

Pues bien, esta simple decisión podría cambiar hoy mismo el curso de tu vida para siempre.

Y hasta que nos veamos de nuevo en nuestra próxima cita, simplemente recuerda que…

¡TÚ ERES, la llave del CAMBIO!

 

martes
abr142015

Cómo Potenciar Más Tus Talentos

¿Crees que estás usando cada día tus recursos de la mejor forma posible?

La principal diferencia entre aquellas personas que parecen lograr triunfos sobresalientes y tú, es que ellos saben cómo identificar y aplicar mejor los recursos que potencian su rendimiento.

Piénsalo. ¿Y si existiera una forma de exprimir el mayor jugo a tus talentos personales? ¿Te puedes imaginar cómo estas estrategias aumentarían la calidad de tus resultados en las áreas más importantes de tu vida? 

A pesar de que dedico dos días enteros a un curso enfocado a que la gente aprenda técnicas de óptimo rendimiento, quiero compartir hoy contigo una pequeña muestra que te ayude, por lo menos, a moverte en esta dirección.

Obviamente, la información de hoy no será ni tan detallada, ni tan avanzada como la que aprenden los asistentes al curso, pero espero que te ayude a ser más consciente de algunas de las cosas que puedes empezar a cambiar para potenciar tu nivel de rendimiento personal.

Considera por un momento…

1. ¿Qué personas en tu vida hacen que rindas a un nivel superior?

Es decir, esa persona que cuando te juntas con él o ella, es como si los planetas se hubieran alineado y simplemente tú te transformas, te vuelves imparable. Dedica ahora un momento y plasma en tu cuaderno de avance personal todos aquellos individuos que mejoran y potencian tu rendimiento. Acto seguido, escribe también todas aquellas personas que “asesinan” tu nivel de productividad. Por último, empieza a considerar cuál podría ser tu nueva estrategia para rodearte, a partir de hoy y más a menudo, de todas aquellas personas con las que rindes siempre a un nivel superior.

2. ¿En qué momento del día te sientes más productivo?

Hay, esencialmente, dos arquetipos de personas: Las que van de más a menos, y las que van de menos a más. ¿Qué quiero decir? Algunos individuos se levantan de la cama con energía y se van apagando a lo largo del día mientras que otras se levantan apagadas y se van encendiendo más y más con forme pasa el día. ¿Y tú? ¿Cuándo rindes mejor? ¿Por la mañana, al mediodía o por la noche? ¿Y a qué horas del día exhibes también tu peor nivel de productividad?

La respuesta a esta última pregunta es importante porque todo aquello en la vida de lo que no somos conscientes... ¡Nos afecta!

Así pues, ¿cuál va a ser tu nueva estrategia para estar plenamente concentrado durante esas críticas ventanas de tiempo que te permitirá rendir cada día a tu máximo nivel?

3. ¿En dónde despliegas facilmente tus dones?

Para algunos puede que sea en su oficina mientras que para otros puede ser encontrarse en la comodidad de su casa, en una cafetería o rodeado de su equipo laboral. ¿Cuáles son los entornos de tu vida que te hacen desplegar la mejor versión de ti mismo? ¿Y cuáles son también los lugares en los que rindes de forma pobre y mediocre? ¡Piénsalo!

Una vez los hayas identificado con claridad, pregúntate, ¿qué estoy dispuesto a hacer, a partir de hoy y siempre que pueda, para estar, modificar o crear los entornos que más potencian mi rendimiento personal?

Si quieres, después de poner estas estrategias en práctica, me puedes escribir para contarme cómo te han ayudado a sacar día tras día la mejor versión de ti mismo. Sé que para muchos de mis clientes privados varios de estos enfoques les han sido ya de gran ayuda. Pero me gustaría saber cómo te ha ido a ti en particular.

Por último, que sepas que será un honor para mí escuchar cada uno de tus nuevos éxitos.

Y hasta que nos veamos de nuevo en nuestra próxima cita, simplemente recuerda que…

¡TÚ ERES, la llave del CAMBIO!


jueves
abr022015

Nuevas Autopistas

Me gustaría hacerte hoy algunas preguntas que espero estimulen tu mente y te ayuden a tener más claridad en ciertas áreas importantes de tu vida.

¿Listo? ¡Pues vamos allá!

Primera autopista importante de tu vida: Tu Cuerpo

  • ¿Cuál es el grado de alegría y felicidad que sientes actualmente con respecto a tu salud y bienestar físico?
  • ¿Cómo calificarías los niveles de energía y vitalidad que experimentas cada día?
  • Si tuvieras que puntuar de 0-10 tu nivel de forma física actual y tu peso corporal, ¿qué puntuación te darías hoy? 0 = Pésimo y 10 = Perfecto
  • ¿Dónde te gustaría estar dentro de un año en esta parcela de tu vida a la que llamaremos: Salud y Bienestar Físico?
  • ¿Y qué vas a hacer, hoy mismo, para acercarte a ese objetivo?

 Siguiente autopista importante de tu vida: Las emociones. 

  • ¿Cómo calificarías el nivel general de armonía, paz y estabilidad emocional que experimentas minuto a minuto a lo largo del día?
  • ¿Cómo definirías tu salud mental y bien estar emocional?
  • Si tuvieras que puntuar de 0-10 tu nivel de serenidad y paz interior mientras atraviesas por las turbulentas situaciones que surgen en tu día a día, ¿qué puntuación te darías hoy? 0 = Pésimo y 10 = Perfecto
  • ¿Dónde te gustaría estar dentro de un año en esta parcela de tu vida a la que llamaremos: Dominio Emocional? 
  • ¿Y qué vas a hacer, hoy mismo, para acercarte más a ese objetivo?

Siguiente autopista importante de tu vida: Las Relaciones.

  • ¿Cuál es el grado de alegría, felicidad y plenitud personal que sientes en tus relaciones con los demás: bien sean de amistad, familiares, profesionales o sentimentales?
  • Si tuvieras que puntuar de 0-10 el nivel de calidad de tus relaciones ¿qué puntuación te darías? 0 = Pésimo y 10 = Perfecto

En el ámbito familiar:___

En el terreno sentimental:___

En el área de las amistades:___

Y en el mundo laboral:___

  • ¿Dónde te gustaría estar dentro de un año en esta parcela de tu vida a la que llamaremos: Relaciones Armoniosas?
  • ¿Y qué vas a hacer, hoy mismo, para acercarte a ese objetivo?

Siguiente autopista importante: El Tiempo.

  •  ¿Con cuánta efectividad llevas a cabo y terminas las tareas que te planificas cada día?
  • ¿Cuál es el nivel de motivación que sientes para perseguir tus sueños cada día? ¿Y qué cantidad de tiempo dedicas a ello sin tener en cuenta las demandas diarias?
  • Si tuvieras que puntuar de 0-10 tu habilidad para producir resultados y satisfacer tus responsabilidades tanto profesionales como personales, ¿qué puntuación te darías hoy? 0 = Pésimo y 10 = Perfecto
  • ¿Dónde te gustaría estar dentro de un año en esta parcela de tu vida a la que llamaremos: Administración Eficaz Del Tiempo? 
  • ¿Y qué vas a hacer, hoy mismo, para acercarte más a ese objetivo?

Siguiente autopista importante: El Mundo Laboral.

  • ¿Cuál es el grado de alegría y felicidad que sientes actualmente con respecto a tu trabajo o profesión?
  • ¿Cómo calificarías los niveles de plenitud y entusiasmo que recibes de tu trabajo a lo largo del día?
  • Si tuvieras que puntuar de 0-10 tu capacidad para desatar tu máximo potencial y llevar a cabo tu misión personal, tu propósito en la vida, ¿qué puntuación te darías hoy? 0 = Ni siquiera sé cuál es mi propósito en la vida y 10 = Lo llevo a cabo cada día.
  • ¿Dónde te gustaría estar dentro de un año en esta parcela de tu existencia a la que llamaremos: Misión y Propósito Profesional. 
  • ¿Y qué vas a hacer, hoy mismo, para lograr más rápidamente ese objetivo?

Verás, cuando empieces a responder detenidamente a estas preguntas habrás comenzado ya a dar pasos importantes que pueden mostrarte cómo salir de tu realidad actual, mientras te adentras también en un mundo nuevo de caminos mucho más gratificantes para ti.

¡Piénsalo!

¿Y si hoy fuera ese día tan especial para trazar el mapa con las nuevas autopistas que deseas recorrer en esta prometedora etapa de tu vida?

Y hasta que nos veamos de nuevo en nuestra próxima cita, simplemente recuerda que…

¡TÚ ERES, la llave del CAMBIO!

 

lunes
mar232015

¡Parar! Empezar y Seguir...

Estas tres actividades son las que más determinarán nuestro nivel de éxito en la vida y sentenciarán también, más que ninguna otra cosa, nuestro nivel de alegría, satisfacción y plenitud personal.

Todo se reduce a escoger en cada momento qué acciones PARAR de hacer, cuáles EMPEZAR a ejecutar en su lugar, y luego SEGUIR avanzando en esa dirección hasta lograr tus objetivos.

En definitiva, el proceso de cambio podríamos definirlo simplemente como: PARAR de hacer algo y EMPEZAR  a hacer otra cosa en su lugar.

Ahora bien, ¿qué elementos hacen falta para que uno pueda PARAR ciertas conductas y EMPEZAR otras?

Existen varios factores. Pero de momento, un buen comienzo es escribir en tu cuaderno o diario personal, una lista con todas las actividades, acciones y pensamientos que necesitas PARAR de hacer. Debes plasmarlos de forma específica. Es decir, escribe en dónde los haces, con quién los haces, cuándo los llevas a cabo, etc. Luego, escribe también en tu cuaderno, qué quieres EMPEZAR a hacer en vez de eso. 

Verás, todos estos hábitos, tendencias y preferencias, incluso las que calificas como malas o inútiles, están ahí porque sirven un propósito. O bien era un intento para adaptarse a cierta circunstancia y se convirtió luego en una conducta predeterminada, o bien fue algo intencionado y que aún lo es, y sigue buscando algún tipo de resultado o condición en particular.

Uno de los ejemplos más comunes de estos hábitos que se han enquistado como una parte más de nuestra rutina son los que tienen que ver con las actividades de distracción. ¿Qué quiero decir? Todo aquello que te hace alejarte de los pensamientos, experiencias o sentimientos que te resultan incómodos.

¿El problema? Al cerebro le resulta muy fácil crear generalizaciones con respecto a esto. Y, debido a que existe una recompensa inmediata, bien sea navegar por internet, Facebook, Twitter, ir a tomar un cafe o ver otra vez los episodios de tu serie favorita, puede parecer que estás obteniendo algún beneficio de todo ello. 

Así pues, cuando estés desarrollando tu lista con las cosas que quieres PARAR de hacer, considera lo que tú piensas que obtienes al sumergirte en cada una ellas. Existen muchas cosas en la vida que son beneficiosas PARAR de hacer. Una importante es posponer decisiones. Gran parte de la realidad que experimentas y que llevas tolerando hasta ahora proviene de las decisiones que has pospuesto. ¿No es así?

Ahora bien, posponer decisiones en sí mismo no es malo. De hecho, hay momentos en los que tenemos que hacerlo. Pero el reto surge cuando ese hábito de posponer decisiones, por la razón que sea, te conduce a acumular circunstancias, experiencias y cosas que son menos que buenas para ti. Y es, en ése momento, que es apropiado PARAR de hacerlo. Necesitas reemplazarlo con un nuevo hábito. El hábito de tomar una decisión, y actuar inmediatamente sobre ella. 

Es un proceso muy simple, es muy sencillo. Pero a veces a los seres humanos nos gusta complicar las cosas. Y esto se debe, simplemente, porque nuestro cerebro crea y ejecuta hábitos basándose en lo que hacemos, y no sobre lo que pensamos que vamos a hacer, o lo que deberíamos hacer, o lo que hubiera sido bueno que hubiéramos hecho. Tu cerebro sólo crea patrones basándose en lo que haces. ¡Punto!

Y si lo que haces no te conduce a los resultados que quieres, necesitas entonces cambiar eso. 

Verás, PARAR y EMPEZAR, son las dos caras de una misma moneda. Son realmente un matrimonio.

Así pues, hazte un favor a ti mismo y traza ahora una línea vertical de arriba a abajo en tu cuaderno dividiendo la hoja en dos partes. A la izquierda: PARAR de hacer eso. Y a la derecha: EMPEZAR a hacer esto otro

Ahora, no tienes por qué ejecutar inmediatamente todas las acciones que plasmes en tu nueva lista. Aunque PARAR de hacer una sola cosa de la columna izquierda y EMPEZAR a hacer otra más apropiada, puede ser una buena forma de iniciar este nuevo proceso de cambio y mejora personal. ¿No te parece?

Pero recuerda que luego debes de SEGUIR...

Y hasta que nos veamos de nuevo en nuestra próxima cita, simplemente recuerda que... 

¡TÚ ERES, la llave del CAMBIO!

 

viernes
mar132015

Tú Y Tus Miedos Imaginarios

La gran mayoría de las cosas que nos aterran casi nunca se hacen realidad. 

Por otro lado, esto no impide que esos miedos imaginarios que habitan en la mente nos sigan secuestrando. Aunque existe algo que puede ayudarnos. Y consiste en emplear ciertos trucos mentales que tienen que ver con lo que, en PNL (Programación Neuro-Lingüística), se denomina: “La Linea Del Tiempo”. 

Por ejemplo, es fácil quedarse atrapado en el “aquí y ahora” cuando estamos pensando en la mayoría de nuestros asuntos. Pero, como seres humanos que somos, y no como la gran mayoría de animales que están impulsados por sus instintos, es nuestra responsabilidad usar cada día nuestro cerebro al más alto nivel. 

Y una forma de lograr esto, es ver las cosas desde distintas perspectivas temporales. 

Por ejemplo, puede ser útil pensar más allá del momento actual. Pensar en el futuro cuando algo te está poniendo de los nervios, es para algunas personas de gran utilidad. Si tienes una importante reunión el martes por la tarde, podrías disminuir la ansiedad pensando en el delicioso desayuno que estarás celebrando en la mañana del miércoles habiendo logrado con éxito tu objetivo.

Si no te queda ni un gramo más de energía para hacer las siguientes diez abdominales, puede que te imagines dentro de un mes o dos mirándote al espejo, viendo en tu vientre una marcada tableta de chocolate mientras escuchas a la gente de tu alrededor comentar lo "sexy" que te ven.

Si ya no puedes seguir estudiando ni un segundo más, imaginar el sentimiento de triunfo que sentirás al sacar un sobresaliente en el examen, puede darte ese impulso extra que necesitas para seguir adelante.

Otra manera de reducir los negativos efectos que nuestros miedos “imaginarios” nos generan es, simplemente, abrazarlos. Cierra los ojos, imagina el peor escenario que pudiera ocurrir. Acto seguido, acéptalo plenamente. O sea, date la oportunidad de sentir esas emociones, sentir lo que experimentarías si eso ocurriera. Y luego, imagina qué harías después de eso, y después de eso y después de eso...

Si repites este proceso mental lo suficiente, podrías disminuir las inhibiciones que te crea ese miedo en particular.

Todo esto puede resultarte al principio algo raro e incluso aterrador. Pero si lo practicas varias veces a la semana durante sólo un par de minutos cada vez, podrías experimentar unos cambios maravillosos en tu calidad de vida. Sentir menos miedo y menos ansiedad mientras gozas de mayor paz, más armonía y disfrutas también de unos nuevos niveles de plenitud personal.

Así que, ¿por qué no lo pruebas?

Y hasta que nos veamos de nuevo en nuestra próxima cita, simplemente recuerda que…

¡TÚ ERES, la llave del CAMBIO!

 

lunes
feb232015

En Busca Del Interruptor

¿Cuál es la diferencia entre alguien que no lee y alguien que no sabe leer?

Realmente... ¡Ninguna!

Cualquier habilidad resulta inútil a no ser que la apliques. Ahora bien, algunas personas se dicen a sí mismas cosas como: "Bueno, si quisiera podría pero ahora mismo no quiero".

Por ejemplo, mientras van andando por la playa durante un soleado día de verano ven a una persona atlética, con un cuerpo esbelto y bien esculpido. Y acto seguido, se imaginan con ese mismo cuerpo yendo al gimnasio, haciendo ejercicio, levantando algunas pesas y luego se dicen que realmente podrían hacer todo eso pero por alguna razón no quieren hacerlo. 

Ahora bien, existen muchas variaciones de esta misma situación, pero en realidad son todas iguales. Es decir, vemos algo que queremos, sabemos qué acciones emprender pero luego surge el miedo y sentimos la sensación de rechazo. Así que, nos inventamos una historia para narrárnosla a nosotros mismos que nos impide actuar. 

Resulta gracioso cuando identificamos este proceso en otras personas. Y hasta nos puede parecer ridículo al escucharles hablar. Pero cuando nos lo decimos a nosotros mismos, nos suena completamente lógico. 

El verdadero problema comienza cuando nos imaginamos nuestra situación actual y la comparamos con el resultado deseado. Ya que acto seguido, nos imaginamos el abismo que separa nuestro estado presente de nuestro objetivo. Y al observar esa gran distancia que debemos recorrer para conseguir lo que queremos, muchos son los que se imaginan que fracasarán miserablemente. ¿Te ha ocurrido esto alguna vez a ti? 

¿Y por qué es esto un problema para tanta gente? Piénsalo. Si ponemos nuestras miras en lo que queremos, pasamos a la acción y fracasamos, ¿qué dice esto sobre nosotros y sobre nuestra capacidad personal? Es mucho más seguro no dar esos pasos y justificar de algún modo nuestra condición actual.

Muchos de nosotros preferimos fingir que emprenderemos esas acciones "algún día" en el futuro cuando las condiciones X, Y y Z se den en nuestra vida. El único problema es que ese día nunca llega. 

Verás, existen dos grandes falacias en el argumento que te he presentado anteriormente. La primera es pensar que se requieren bastantes más pasos para ir desde donde estamos a donde queremos llegar. Y la segunda, que si no logramos inmediatamente lo que queremos, de alguna manera habremos "fracasado". Pero esto es totalmente ridículo. 

Imagina que te despiertas en la mitad de la noche y necesitas ir al baño. Te pones de pie y empiezas a tantear con tu mano la pared buscando el interruptor. Das manotazos por toda la pared hasta que palpas el marco de la puerta. Y acto seguido encuentras el interruptor y enciendes la luz. ¿Cuántos manotazos te han hecho falta? Probablemente muchos. Ahora bien, ¿quiere esto decir que cada manotazo que no aterrizó en el interruptor fue un completo fracaso? Sólo si de alguna manera te has convencido a ti mismo de que el Universo entero explotaría si no acertabas en tu primer intento con el interruptor.

Lo cierto es que, como seres humanos, las interacciones que tenemos con nuestro entorno y con el mundo que nos rodea son siempre así. Emprendemos la acción, obtenemos un resultado y luego, basado en ese resultado, volvemos a emprender la nueva acción correspondiente. Y durante todo el proceso continuamos redefiniendo y revaluando nuestro objetivo a fin de asegurarnos el triunfo que nos hemos marcado. Es la forma en la que está configurado nuestro cerebro.

En tal caso, ¿por qué no asumir el control de este proceso y empezar a dar a los eventos de tu vida significados más capacitadores? Piénsalo. ¿Y si en poco tiempo comenzaras a producir resultados más positivos, incluso en esas situaciones en que tus opciones de éxito parecían escasas o nulas? De hecho, cuando lo hagas, te verás más y más capaz para emprender las acciones adecuadas mientras das forma al mundo en el que deseas vivir.

Así que, ¿por qué no te brindas hoy la oportunidad que hará posible que el verdadero gladiador que vive en tu interior triunfe en cualquier situación?

Y hasta que nos veamos de nuevo en nuestra próxima cita, simplemente recuerda que…

¡TÚ ERES, la llave del CAMBIO!

 

lunes
feb022015

3 Tipos De Resistencia Al Cambio

Una de las barreras más grandes con las que nos topamos cuando avanzamos para conseguir nuestros deseos, es el fenómeno al que llamamos en el mundo de la hipnosis: “Resistencia”.

Las causas de la resistencia son varias pero los síntomas son bastante fáciles de identificar. Bien sea la vacilación, el titubeo o la procrastinación, todas ellas tienen en común aplazar tareas, postergar acciones y retrasar proyectos. Y así como existen 2 tipos de creencias que tenemos los humanos: Las creencias de las que somos conscientes y las que no. La “Resistencia” se puede clasificar también en dos tipos: Consciente e Inconsciente

Durante los últimos 20 años se han llevado a cabo extensas pruebas e investigaciones en muchas de las ciencias y formas de influencia. Y con un sólo objetivo en mente: Extraer y eliminar la resistencia para obtener la conformidad.

Todos estos estudios me han conducido a realizar descubrimientos muy importantes que iré compartiendo contigo en artículos futuros.

Pero ahora de vuelta a la Resistencia. 

Categoría Número 1: Resistencia Consciente.

La resistencia consciente ocurre cuando percibimos una amenaza en cualquiera de estas 3 áreas:

  1. Tu Identidad. Es decir, la forma en la que tú te ves a ti mismo.
  2. Tu Imagen. Cómo pensamos que nos verán los demás.
  3. Tu Ideología. Nos resistimos a cualquier tipo de influencia que contradice aquello que sabemos es verdadero y/o correcto en nuestro mundo.

Pero hay otra forma de resistencia aún más sigilosa que aparece a escondidas y socava nuestros esfuerzos. Incluso cuando queremos cambiar.

Categoría Número 2: Esta forma de Resistencia Inconsciente se llama: “Reactancia” o “Resistencia Reactiva”.

Y, honestamente, es la verdadera responsable de que no consigas lo que quieres. 

La Reactancia ocurre en cualquier momento en el que percibes una amenaza contra tu propio sentido de autonomía. En otras palabras: Tu Libertad Personal para Elegir.

En el instante en que sentimos cualquier tipo de influencia que no hemos solicitado (y en algunos casos incluso cuando la solicitamos), bien sea buena para nosotros o no, instintivamente lucharemos contra ella. Además, lucharemos contra ella en situaciones en donde esa influencia proviene incluso de nuestro interior. Interesante, ¿no?

Pues bien, ¿que ocurriría si dedicaras unos minutos a identificar las áreas de tu vida en donde te has resistido a cualquier nuevo cambio que era beneficioso para ti? 

Quizás la resistencia te haya surgido cuando hacías deporte para perder esos kilos de más, o cuando has intentado dejar algún hábito indebido o destructivo. O a lo mejor apareció cuando querías comportarte de forma distinta ante tus seres queridos, compañeros de trabajo o con amigos cercanos.

Mientras repasas las áreas en donde has estado experimentando esta resistencia, presta atención e identifica primero cuál de las tres categorías que te he mostrado antes estaban siendo amenazadas.  

  1. Tu Identidad
  2. Tu Imagen
  3. Tu Ideología

Y luego, toma la decisión de empezar a encontrar cada día nuevas opciones que mejoren, expandan y nutran más tu actual visión del mundo. Sólo el mero hecho de focalizar diariamente tu atención de esta manera, hará que comiences a ser mucho más consciente tanto de la verdadera resistencia que te ha estado frenando hasta ahora como de su respectiva solución. Y todo esto, te ayudará a cambiar tus viejos habitos dañinos y destructivos por las nuevas poderosas opciones que habrás encontrado para entonces en tu día a día.

El milagro de este sencillo ejerccicio consiste en la oportunidad que te brinda de expandirte como persona y que te impulsa, además, a emprender las acciones necesarias que engrandecerán tu vida y las vidas de las personas que tienes a tu alrededor.

¿Por qué no lo pones a prueba y descubres por ti mismo las nuevas mejoras que sin duda alguna obtendrás?

Y hasta que nos veamos de nuevo en nuestra próxima cita, simplemente recuerda que…

¡TÚ ERES, la llave del CAMBIO!